QUITO
.- El presidente de la República, Rafael Correa, reiteró ayer que no enjuiciará a su hermano mayor Fabricio Correa.

"No me da la gana de enjuiciar a mi hermano", señaló Correa, quien para contestar la pregunta que le hizo una periodista de Teleamazonas levantó la voz: "¡Ya he respondido que no!, para qué sigue preguntando, para hacerme pasar como la denuncia y contradicción. ¡No me da la gana! Yo soy el afectado, yo puedo decidir a quién enjuicio o no. Entonces, no me da la gana de enjuiciar al ingeniero Fabricio Correa".

Y subrayó: "Aquí no manda Fidel Egas (presidente ejecutivo del Banco Pichincha), aquí no tenemos patrones, yo decido", sostuvo.

Esto ocurrió ayer, luego de que Correa acudió al Juzgado Quinto de lo Civil de Pichincha a dar su juramento 'deferido' dentro de la audiencia que por injurias calumniosas sigue a los periodistas Cristhian Zurita y Juan Carlos Calderón, autores del libro El Gran Hermano, en el que aseguran que el mandatario conocía de los contratos que Fabricio Correa habría mantenido con el Estado.

Una hora le tomó dar este testimonio, en el que justificó que su juramento se apega "al artículo 162 del Código de Procedimiento Civil", pues "hemos tenido que defendernos en derecho, donde bajo juramento ratifico una vez más que no conocía los contratos del ingeniero Fabricio Correa, como con total mala fe, tan solo por vender más (libros), se afirma en el libro El Gran Hermano".

Allí recordó que antes de iniciar con los trámites legales pidió a los autores del libro que rectifiquen y corrijan su error, y volvió a dejar abierta esa posibilidad. "Siempre nos hemos mantenido en eso, pero a diferencia de Vinicio Alvarado (secretario de la Administración, quien enjuició a Mónica Chuji por llamarlo nuevo rico), que perdonó a gente que ni siquiera merece aquello, que dicen que solo Dios perdona... En todo caso, a diferencia de Vinicio Alvarado, perdonar sin un reconocimiento de la culpa es impunidad. Nosotros hemos dicho que reconozcan su error, rectifiquen y se acaba todo".

El gobernante, quien acudió junto con varios asesores presidenciales y sus abogados, Gutemberg y Alembert Vera, anunció que ya tiene instaurado un nuevo juicio por falsedad ideológica contra la veeduría ciudadana que dio seguimiento a los contratos de su hermano. "Ellos se autoproclamaron comisión investigadora e hicieron investigaciones para tratar de demostrar que yo sabía de los contratos, porque el presidente de esa veeduría era un ex alto funcionario del expresidente Lucio Gutiérrez", en referencia a Pablo Chambers.