El presidente de la República, Rafael Correa, rindió esta tarde su juramento deferido en el Juzgado 5to. de lo Civil, dentro del juicio que por daño moral inició en contra de los periodistas Juan Carlos Calderón Vivanco y Christian Zurita Ron, autores del libro El Gran Hermano.

El juramento deferido es una figura que consta en el Código de Procedimiento civil, y consiste en una declaración juramentada que hace una de las partes, a pedido de la otra. En este caso, lo solicitó el jefe de Estado, pero el juramento lo está haciendo él mismo.

La diligencia tuvo carácter privado, pero a la salida del Juzgado el mandatario declaró a la prensa que bajo su juramento ha ratificado que "no conocía de los contratos" de su hermano Fabricio Correa con el estado ecuatoriano.

Señaló que los periodistas Zurita y Calderón deberían corregir el error y rectificar la información, y con ello "se acaba todo".

Además, indicó que  "no me da la gana de iniciar juicio" contra su hermano Fabricio Correa, por los supuestos contratos con el Estado.

Aunque, informó que está instaurando un juicio en contra de la veeduría de Pablo Chambers. por "falsedad ideológica".

Según el informe de la veeduría, presidida por Chambers, los contratos sumaron alrededor de $ 700 millones y habrían representado una pérdida para el Estado de $ 143 millones.