AFP
ASUNCIÓN.- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, abandonó las sesiones de la Cumbre Iberoamericana ayer en Asunción durante la intervención de la vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina, Pamela Cox, tras acusarla de haber "chantajeado" a su país en el pasado.

"En un foro iberoamericano por qué tengo que escuchar las cátedras de la vicepresidenta del Banco Mundial, que chantajeó abiertamente a mi país" se preguntó y acusó a esa institución de ser "heraldo del neoliberalismo".

El mandatario recordó un episodio del 2007, cuando expulsó al representante del Banco Mundial (BM) de Ecuador, a raíz de que esa entidad decidió no otorgarle un préstamo ya aprobado con anterioridad.

Exaltado, insistió una y otra vez que no entendía por qué tenía que "escuchar a una burócrata internacional".

Publicidad

"Al menos que empiece pidiendo disculpas por el daño que le ha hecho a América Latina y a los países del planeta, pero no entiendo por qué esto, señor presidente", dijo dirigiéndose al mandatario anfitrión Fernando Lugo.

"Presidente Lugo, ¡escúchenos a los colegas iberoamericanos y no a los organismos internacionales!", dijo y se retiró de la sala antes de que tomara la palabra Cox en la sesión de la cumbre que se realiza en la capital paraguaya.

Se escuchaban algunos aplausos apagados y Lugo trató de sortear el incidente diciendo que la Cumbre Iberoamericana "es un foro abierto, amplio, donde se escuchan a las personas, las ideas".

El presidente ecuatoriano se reincorporó a las sesiones solo cuando Cox había finalizado su intervención. Y en su discurso volvió a cargar contra la delegada del Banco Mundial.

Publicidad

Primero leyó algunos fragmentos de su libro Ecuador: de Banana Republic a la no República, publicado en el 2009. Eligió unas páginas en las que relata sus peripecias cuando asumió el Ministerio de Economía de su país en el 2005 y debió negociar con el organismo internacional el préstamo que luego fue denegado.

"Tuve que ir a Washington y Pamela Cox me dijo que el cheque de $ 100 millones fue cancelado porque yo había cambiado unas condiciones en las que las garantías provenían de los recursos de nuestro petróleo. Entonces, cuando fui presidente en el 2007 tuve que expulsar de Ecuador al representante del Banco Mundial", relató ante todos los presidentes y funcionarios internacionales presentes en el foro.

También arremetió contra la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuyo representante estaba en la sala.

Unos minutos antes Correa había tenido otro altercado con el secretario de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría.

Publicidad

En esa ocasión, una vez que Gurría terminó su informe, Correa pidió la palabra para protestar por la presencia de esa organización en la cumbre y dijo que "para que cambie algo, yo propondría que en el próximo foro de OCDE vaya algún país latinoamericano a dar nuestra visión".

Además replicó declaraciones de su homólogo mexicano Felipe Calderón sobre la libertad de expresión.

Posteriormente, el presidente de Bolivia, Evo Morales, respaldó a su homólogo Rafael Correa, pidió al BM resarcir a América Latina por "los daños con sus políticas neoliberales".

"Saludo la reacción del presidente Correa", afirmó Morales y dijo que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) son "responsables y algún día tendrán que resarcir los daños causados a los países latinoamericanos con las políticas impuestas" con el Consenso de Washington y proyectos como el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)".