Mediante una carta publicada esta mañana a través de la red social Twitter el ex columnista Emilio Palacio anunció que se encontraba en Miami.

Palacio, exeditor de Opinión de Diario El UNIVERSO, anunció que el pasado miércoles abandonó el país. "La lista de descarados abusos más recientes me alertaron que debía tomar la decisión de hacerlo".

Palacio enfrenta un juicio penal por supuestas injurias, de parte del presidente de la República, Rafael Correa. En la misma querella están incluidos Carlos, César y Nicolás Pérez, directivos de este Diario.

Publicidad

En su carta indica que "la amenaza del Fiscal de Correa, Galo Chiriboga, de forzarme a que diga el nombre del policía anónimo que me entregó el video acusador que difundí hace poco, sabiendo dicho funcionario que jamás se lo diré porque estoy obligado a proteger a mi fuente".

Texto completo de la carta publicada en uno de sus blogs:

"Carta de Emilio Palacio a los ecuatorianos que creen en la verdad, la libertad y la solidaridad
 
Miami, 28 de agosto del 2011.
 
El miércoles abandoné, obligado, mi país.
 
Los últimos días la dictadura redobló de tal modo su persecución en mi contra que debí concluir que mi seguridad corre peligro.
 
La lista de descarados abusos más recientes me alertaron que debía tomar la decisión de hacerlo.
 
Me quisieron imponer como juez al amigo más íntimo del abogado del dictador. Me iniciaron un nuevo juicio penal por calificar de fascistas a los insultadores a sueldo de Rafael Correa. Un ministro cuyo nombre no recuerdo, amenazó con demandarme por "perjurio". La prensa gobiernista de derecha e izquierda redobló sus insultos.
 
Y por último, la amenaza del Fiscal de Correa, Galo Chiriboga, de forzarme a que diga el nombre del policía anónimo que me entregó el video acusador que difundí hace poco, sabiendo dicho funcionario que jamás se lo diré porque estoy obligado a proteger a mi fuente.
 
Habría que ser ciego para no comprender que me quieren tras las rejas antes de la audiencia de segunda instancia para quebrarme, doblegar mi moral e imponerme que pida perdón.
 
No descarto que en la audiencia de segunda instancia me reduzcan "magnánimamente" la sentencia, pero solo para luego someterme a dos o tres juicios más y encadenarme a las mazmorras correístas. Eso, si es que Chiriboga no ordena mi prisión antes.
 
En el futuro, las próximas generaciones nos preguntarán si alguien le opuso resistencia al delirante tirano que a principios del nuevo siglo quiso aplastar con su bota e insultos a Ecuador. Que nuestros hijos contesten orgullosos que sí, que Correa finalmente no triunfó porque hubo gente que se aferró a las libertades con uñas y dientes, aunque eso nos haya costado a algunos la cárcel o el destierro.
 
No es la primera vez que emigro. Joven, abandoné el país para volver diez años después. Ahora tengo canas. Mi pronunciación y mi oído para el inglés son deficientes. Pero saldré adelante porque tengo una familia que depende de mí.
 
Desde esta tierra amiga donde he buscado refugio, continuaré la lucha contra el tirano, utilizando como siempre el arma a la que más teme, la verdad de la palabra escrita.
 
¿Recuerdan La sociedad de los poetas muertos, con Robin Williams? Sentimientos como los que hoy me atraviesan habrán inspirado a Horacio cuando escribió su memorable Carpe diem (Aprovecha el día):
 
No pretendas saber, pues no está permitido,
el fin que a mí y a ti, Leucónoe,
nos tienen asignados los dioses,
ni consultes los números babilónicos.
Mejor será aceptar lo que venga,
ya sean muchos los inviernos que Júpiter
te conceda, o sea éste el último,
el que ahora hace que el mar Tirreno
rompa contra los opuestos cantiles.
No seas loca, filtra tus vinos
y adapta al breve espacio de tu vida
una esperanza larga.
Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.
Vive el día de hoy. Captúralo.
No fíes del incierto mañana.
 
Saludos,

Publicidad

Emilio Palacio"