El 20 de julio, la libertad de expresión en el Ecuador recibió un duro golpe con la sentencia contra el exeditor de Opinión y tres directivos de EL UNIVERSO.

Voces nacionales y mundiales han criticado una sanción que, de ratificarse, creará un grave precedente, no solo en el país.