EFE-AFP
BUENOS AIRES-MONTEVIDEO.-
Al menos doce muertos por frío y por intoxicación con monóxido de carbono ha dejado una ola de frío polar que azota a Chile, Argentina y Uruguay.

En Argentina, un hombre de 59 años de la central provincia de San Luis, situada unos 790 kilómetros al oeste de Buenos Aires falleció a consecuencia de las bajas temperaturas en el rancho en el que vivía solo por temperaturas que oscilan entre los 10 y los 15 grados bajo cero, precisó la agencia estatal Télam.

A el se suman al menos otras seis muertes más por intoxicación con gases de monóxido de carbono, producto de la mala combustión del sistema de calefacción: un padre y sus dos hijos, de 2 y 11 años, en la sureña provincia de Chubut; una mujer de 23 años en Mar del Plata, y un matrimonio septuagenario en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires.

En Uruguay, cinco indigentes han muerto en la calle por hipotermia en una ola de frío mientras se discute sobre un proyecto de ley para llevar por la fuerza a albergues a los indigentes que se nieguen a acudir a refugios para marginados.

Un indigente fue encontrado muerto el domingo, sumándose a otros cuatro que han fallecido cuando dormían en las calles, apenas tapados por cartones, mientras las temperaturas descienden hasta siete grados centígrados  bajo cero.
 
El gobierno dispuso que médicos y siquiatras se unan a equipos del ministerio de Desarrollo Social para intentar convencer a los indigentes que acudan a albergues, informó la titular del portafolio, Ana M. Vignoli, al finalizar una reunión del consejo de ministros.

Mientras, las temperaturas en la región metropolitana de Santiago, en Chile, caen hasta 8,5 bajo cero, el nivel más bajo registrado en lo que va de año, debido a la ola de frío polar que afecta al centro del país.

El meteorólogo Luis Salazar explicó a la edición electrónica del diario El Mercurio que las gélidas temperaturas,  que han provocado ya la muerte de varios indigentes en la capital,  se deben "al paso de una masa de origen polar", acompañada de "aire seco, lo que causa la pérdida de la energía del sol durante la noche".