AFP
LIMA.- El nacionalista de izquierda Ollanta Humala y la derechista Keiko Fujimori cerraban anoche en Lima sus campañas electorales para la segunda vuelta de este domingo en Perú, con mítines que se preveían decisivos visto el empate técnico que señalan los sondeos.

Una encuesta de Ipsos Apoyo atribuye a Fujimori una ligera ventaja sobre Humala de 51,1% a 48,9%, que se considera como un empate técnico. Ayer, los directores de las cinco principales encuestadoras del país señalaron -sin dar cifras- que en ninguno de sus sondeos la diferencia era a favor de uno u otro por más de 2 puntos, por lo cual estaban en empate técnico.

Desde la semana pasada la estrecha diferencia obligó a los candidatos a multiplicar su labor proselitista con giras a distintos puntos del país para cerrar hoy la campaña en Lima.

Publicidad

Así, este domingo los peruanos enfrentarán uno de los mayores dilemas electorales de su historia reciente: elegir presidente a Keiko Fujimori, que encarna la corrupción que dominó el país en los años noventa, o a Humala, quien representa el fantasma del autoritarismo.

El analista político Fernando Tuesta dijo que hay "un país dividido y polarizado".

En este escenario de empate técnico los votos de los indecisos deberían ser el fiel de la balanza.

Publicidad

"Los dos candidatos tienen un alto nivel de resistencia, con fuertes problemas de imagen que no han logrado resolver satisfactoriamente en la campaña", dijo Giovanna Peñaflor, directora de la encuesta Imasen.

El novelista peruano Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura en el 2010, ha comparado la encrucijada con tener que elegir entre "el sida y el cáncer terminal".

Publicidad

Fujimori, legisladora de 36 años, ha luchado en su campaña por diferenciarse de su padre, Alberto, quien cumple una pena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos y actos de corrupción en su gobierno (1990-2000).

Humala, un excomandante del Ejército de 48 años, se ha esforzado por desprenderse de la imagen de radical que se ganó el 2006 cuando se postuló por primera vez a la presidencia y despotricaba contra el modelo neoliberal y proponía estatizar empresas al estilo del presidente venezolano Hugo Chávez.

"Perú es una parte muy importante del proyecto de la famosa revolución de Chávez... Es un vecindario que ellos (los venezolanos) ven como parte de un proyecto político revolucionario", dijo el opositor venezolano Diego Arriá, en Lima.

Tres de los candidatos presidenciales que compitieron en la primera ronda electoral Pedro Kuczynski, Luis Castañeda y Juliana Reymeren apoyaron ayer la candidatura de Keiko.

Publicidad

Crítica a Vargas Llosa
Un grupo de ciudadanos, autodenominado Liberales del Perú, emitió un manifiesto revelando su desacuerdo con el apoyo que el escritor Mario Vargas Llosa mostró a Humala.

En tanto, Keiko Fujimori salió en defensa del diario El Comercio después de que Vargas Llosa lo acusara de ser una maquinaria propagandística de la candidata. "Rechazo las palabras de Vargas Llosa porque El Comercio ha sido ejemplo de imparcialidad. Siempre fueron críticos del fujimorismo y en esta campaña han sido muy escrupulosos en otorgar el mismo espacio a los candidatos".

El periodista Alvaro Vargas Llosa, hijo de Mario, denunció ayer intimidaciones a la familia, que atribuyó a fuerzas de Keiko motivadas por el apoyo del escritor al nacionalista Humala.