AFP
BUENOS AIRES.- Las leyes antidroga de los países latinoamericanos han contribuido al hacinamiento carcelario porque están dirigidas contra los consumidores pero son ineficaces para frenar el tráfico y la producción, según un estudio divulgado este jueves en Buenos Aires.

"Los países latinoamericanos están enfrentando una crisis carcelaria en parte fomentada por leyes de drogas dirigidas contra consumidores que poseen pequeñas cantidades de drogas y ofensores de pequeña escala", señala el informe "Sistemas sobrecargados: Leyes de drogas y cárceles en América latina".

Se trata de un estudio sobre el impacto de políticas de drogas en prisiones de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Perú y Uruguay, del Transnational Institute (TNI) y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), presentado en Buenos Aires con expertos regionales.

"Encarcelar a ofensores menores con el fin de restringir el narcotráfico es inútil, pues al día siguiente los altos jefes los reemplazan. Pero para los encarcelados, la prisión les destruye la vida", advierte el informe.

Publicidad

Pien Metaal, del TNI, reveló en la presentación que en Colombia, uno de los países más castigados por el flagelo, 98% de las personas privadas de libertad por delitos de drogas entre 2007 y 2009 eran ofensores de menor grado, o por lo menos, no se les pudo probar lo contrario.

En los ocho países, las personas encarceladas por drogas provienen por lo general de los sectores más vulnerables: "La pobreza es evidente en las cárceles de todos estos países" y muchos de los presos "entran al 'negocio' de las drogas por desesperación económica", señaló Coletta Youngers (WOLA).

Otro fenómeno detectado es la "feminización" de este delito, en especial en Argentina y Ecuador.

El trabajo denuncia los deficientes presupuestos e infraestructura carcelaria en todos los países y destaca que en Bolivia "la falta de recursos ha generado problemas de nutrición y salud entre los reclusos" porque "el presupuesto diario de alimentación es de 80 centavos de dólar por día".

Las organizaciones ofrecen recomendaciones a los gobiernos para superar esta situación, como eliminar el encarcelamiento por posesión para uso personal y estimular un debate sobre las ventajas y desventajas de avanzar hacia un mercado legal y regulado para la marihuana, entre otros

El hacinamiento carcelario volvió a quedar de manifiesto este martes en la prisión San Miguel de Santiago de Chile, donde murieron 81 presos en un incendio. El lugar tiene capacidad para 900 reos y albergaba 1.900.