Periodista fue secuestrado



Gonzalo Javier Chila Palma (i), pastor evangélico, afirma que su identidad fue suplantada. Su abogado, Javier Roca, entregó la información sobre el caso. 

La cédula de identidad de Gonzalo Chila, quien asegura que el jugador albo se llama Ángel Cheme Ortiz.



 QUITO. El volante albo dice que no suplantó identidad de su acusador.


Gonzalo Javier Chila Palma (i), pastor evangélico, afirma que su identidad fue suplantada. Su abogado, Javier Roca, entregó la información sobre el caso.
Gonzalo Javier Chila Palma (i), pastor evangélico, afirma que su identidad fue suplantada. Su abogado, Javier Roca, entregó la información sobre el caso.


La cédula de identidad de Gonzalo Chila, quien asegura que el jugador albo se llama Ángel Cheme Ortiz.
La cédula de identidad de Gonzalo Chila, quien asegura que el jugador albo se llama Ángel Cheme Ortiz.


 QUITO. El volante albo dice que no suplantó identidad de su acusador.
QUITO. El volante albo dice que no suplantó identidad de su acusador.
6 de Diciembre, 2010
6 Dic 2010

Guido Manolo Campaña, periodista de la sección deportiva de este Diario, permaneció secuestrado durante casi siete horas el jueves pasado, lapso durante el cual fue golpeado sistemáticamente y amenazado de muerte por quienes lo privaron de su libertad, en Esmeraldas. A esa ciudad fue para investigar una supuesta suplantación de identidad que involucra a un futbolista de Liga de Quito, a partir de una denuncia llegada a este medio.

El secuestro se produjo cerca de las 13:00, cuando retornaba a Esmeraldas desde Muisne, donde recibió documentos que confirmarían que el albo Gonzalo Javier Chila Palma habría usurpado esa identidad y su verdadero nombre sería Ángel Lizardo Cheme Ortiz (cédula de identidad 0802673772).

Incluso, en Muisne, Campaña entrevistó a familiares del supuesto Chila, quienes aceptaron el cambio de nombre pero exigieron al periodista que no publique la información porque el volante tiene una oferta para ir al balompié mexicano.

Campaña estaba próximo a llegar a Esmeraldas cuando el autobús en que viajaba fue interceptado por un vehículo de color blanco, del que descendieron dos personas armadas con pistolas. Los secuestradores abordaron la unidad y advirtieron a los pasajeros que no intervengan al expresar: “No es con ustedes”, y apuntando al periodista deportivo le ordenaron, entre insultos, bajar, y junto a otros dos cómplices, que esperaban en el auto, partieron con destino desconocido.

Durante su cautiverio, Campaña fue golpeado e interrogado sobre quién le había ordenado la indagación, qué datos recibió y en qué día arribó a Esmeraldas.

A Campaña, amenazado de muerte, vendado y atado de pies y manos, se le permitió, cerca de las 14:30, responder una llamada hecha a su teléfono celular desde este Diario para que, por exigencia de sus captores, que escuchaban el diálogo a través del altavoz, se confirmara que no se publicaría la denuncia recibida.

La Policía Judicial de Esmeraldas montó un operativo al mando del Mayor Freddy Burbano, en coordinación con la Unidad Antisecuestros y Extorsión (Unase), para tratar de dar con el paradero del comunicador. Mientras, quienes retenían a Campaña le indicaron que esperaban una “orden”, para “liquidarte o liberarte”, porque estaban “negociando” (no aclararon con quién).

Alrededor de las 20:00, el periodista de la sección de Deportes de este Diario, vendado, fue llevado por sus secuestradores hasta el barrio Tiwinza, al sur de Esmeraldas, donde lo abandonaron.

Le advirtieron que lo matarían y atentarían contra su familia si se hacía pública la investigación, empezada a partir de información llegada a este Diario sobre el presunto cambio de nombre de quien se hace llamar Gonzalo Chila y milita en Liga.

La cámara fotográfica, grabadora y el celular de Campaña fueron destruidos, así como los documentos, registros escolares, fichas de identidad y testimonios grabados de vecinos de Muisne que demostrarían, de acuerdo a los datos que los denunciantes entregaron a este Diario, que el futbolista albo no sería quien asegura ser.

Campaña tomó un taxi que lo llevó al hotel donde se hospedaba y ahí miembros de la Policía Judicial de Esmeraldas y de la Unase le brindaron protección hasta el pasado viernes, cuando abandonó la ciudad escoltado por los uniformados.

Entregan información

Quien afirma ser el verdadero Gonzalo Chila, también nacido en Muisne, como el futbolista de Liga, explicó a este Diario que es un pastor evangélico que labora en Guayaquil. Acompañado por su abogado, Javier Roca, proporcionó a este Diario el lunes anterior una cédula de identidad, entre otros documentos, en los que aparece con ese nombre (Gonzalo Chila) y número de cédula 0802311472. Tiene 26 años, 4 menos que la persona a la que acusa de suplantarlo.

En la información dada a Diario EL UNIVERSO se confirmó que él denunció a la Fiscalía del Guayas que en diciembre del 2008 se presentó al Ministerio del Litoral para tramitar la obtención de un pasaporte, pero se le comunicó que ya se le había expedido ese documento el 9 de julio del 2007, con fecha de vencimiento al 9 de julio del 2013.

Chila, quien dice que conoció a Cheme en Esmeraldas, en la infancia, afirma que se trasladó a Quito hace varios meses antes de un viaje de Liga al exterior (no recuerda en qué torneo internacional participaba ese club en ese momento) y en el aeropuerto Mariscal Sucre le indicó a Patricio Torres, gerente albo, que el futbolista de su equipo, quien se hace llamar Gonzalo Chila, sería en verdad Ángel Cheme.

Según el denunciante, le mostró su cédula de identidad al directivo, que se comprometió a tratar el tema al retornar al país. Cuando la delegación blanca volvió, Chila dijo: “Llamé a Torres, pero no quiso atender a mis explicaciones”.

Roca, representante legal de Chila, entregó a este Diario un Informe de Identidad Humana elaborado por el Departamento de Criminalística de Chimborazo, a través de su Subdirección Técnica Científica de la Policía Judicial, que establece que dos personas comparten los mismos nombres y apellidos, el mismo número de cédula de identidad, pero sus huellas digitales son distintas.

Versión del jugador

“No tengo nada que esconder. Estoy tranquilo en lo personal”, dijo el volante azucena en la práctica de Liga, cuando se le consultó el jueves por la mañana (horas antes del secuestro del periodista de esta sección) sobre la acusación en su contra.

El pastor evangélico aseguró que el futbolista de Liga (Q) lo visitó una vez en Guayaquil para pedirle que retire la denuncia en su contra. “Yo solo deseo que me devuelvan mi identidad”, dijo el primero, quien afirma teme ahora por su seguridad.

Periodista fue secuestrado
Fútbol
2010-12-06T06:40:49-05:00
Miembro de este Diario estuvo retenido casi 7 horas en Esmeraldas; investigaba denuncia entregada a este medio.
El Universo