QUITO
.- "Yo vi la muerte de frente cuando me torturaron siendo inocente, eso no se lo deseo a nadie y para que no se vuelva a repetir, hay que sentar precedentes contra quienes abusan de la autoridad", dijo Alexander Cadena Polanco, uno de los tres detenidos el 25 de marzo del 2008 por estar, según la Policía, vinculados con el robo a la joyería Terranova.

Alexander definió como "una oportunidad de oro" para encontrar la verdad a la reapertura de su caso.

Sostuvo que durante 38 días él junto a los colombianos Luis Bastidas y José Granda fueron incomunicados y torturados de la "forma más miserable", por supuestamente haber sido los responsables del robo a la joyería Terranova.

El hecho ocurrió el 16 de marzo del 2008 en el centro comercial El Bosque, ubicado en el norte de la capital.

Publicidad

El proceso de juzgamiento hizo que las tres personas estén recluidas por un año y ocho días, hasta que el Tercer Tribunal Penal de Pichincha los encontró inocentes.

Miguel Cadena, padre de Alexander y representante de la asociación que agrupa a los familiares y víctimas de los casos Fybeca, Terranova y Peña Bonilla, afirmó que en la tortura de su hijo no solo hubo policías responsables. Señala al fiscal que llevó el caso, Patricio Navarrete, como quien avaló legalmente los excesos que recibieron las tres víctimas.

"Lo que queremos es que los malos elementos de la Policía, de la Fiscalía y de la Función Judicial ya no hagan más daño a la sociedad ecuatoriana y para eso hay que sancionar", expresó Miguel Cadena.

Agregó, que espera que los resultados administrativos de esta nueva investigación policial, sean anexados al proceso legal, que se sigue contra los policías, denunciados por tortura.

La Policía detuvo a Cadena, Bastidas y Granda en Carapungo, norte de la urbe, nueve días después del robo a la joyería.

El arresto se dio por encontrarlos en estado etílico mientras conducían un vehículo; y, además, por la tenencia ilegal de dos armas de fuego.

Publicidad

Cadena niega que haya tenido algún arma y culpa a los policías de colocar esa evidencia.

El 12 de abril del 2008 fueron presentados los supuestos delincuentes. El general Juan Sosa, director de la Policía Judicial de ese entonces, manifestó públicamente que los detenidos eran parte de la banda que asaltó a la Terranova.

Engaño

Este hecho fue calificado por el padre de Alexander como un engaño nacional. Sostiene que en el mismo hasta cayó el presidente Rafael Correa, quien el 16 de junio del 2008 felicitó, en cadena nacional, a la fuerza policial por la eficiencia en la detención de los asaltantes de la joyería.

Miguel Cadena asegura que el involucramiento de su hijo y de las dos personas más respondió a una idea policial de entregar resultados, a costa de los que fuere.

"La detención se dio en un momento que se exigía resultados. En curso estaba el caso Angostura (frontera norte) y por esos días también la Policía había recibido recursos y equipamiento. Entonces la autoridad quería resultados y eso fue lo que se buscó en inocentes", dijo Cadena.

Actualmente, Alexander sigue un juicio contra quienes lo torturaron. Hace poco se dio un dictamen fiscal mixto que absolvió a cuatro oficiales e inculpo a cuatro policías de tropa.

Los colombianos Bastidas y Granda no se encuentran en el país. Hasta donde se conoció, son negociantes que van y vienen del vecino país del norte.

Protestas pacíficas
El defensor del Pueblo, Fernando Gutiérrez, manifestó que no debería existir criminalización de la protesta social por parte de los policías, ya que es uno de los derechos humanos del ciudadano y se puede hacer una protesta pacífica.

Investigación
El departamento de Asuntos Internos de la Policía Nacional está colaborando con la entrega de la documentación, para las investigaciones de los tres casos que nuevamente serán analizados por autoridades, informó la Defensoría del Pueblo.