AFP
COPIAPÓ, CHILE.- Máquinas perforadoras avanzaban ayer para establecer contacto con el grupo de 33 mineros atrapados desde el jueves en una mina en el norte de Chile sin que se sepa aún si están con vida, en un arduo trabajo del que no se esperan resultados antes de tres días.

El presidente Sebastián Piñera anunció ayer que solicitó la colaboración de expertos mineros de países como Perú, Estados Unidos, Canadá y Australia, "porque si hay alguna tecnología, equipamiento o conocimiento que nos pueda ayudar lo vamos a utilizar".

Está previsto que Piñera llegue nuevamente a Copiapó, a unos 800 km al norte de Santiago, donde se emplaza el yacimiento San José en el que se encuentran los mineros atrapados, con los cuales aún no se ha mantenido algún contacto.

Publicidad

Una de las perforadoras logró ayer avanzar unos 200 metros de profundidad en el interior de la mina para instalar tubos por donde se pueden pasar alimento, agua y oxígeno. El derrumbe ocurrió entre 300 y 400 metros de profundidad, y los mineros quedaron debajo de ese nivel.

Según el gerente general de la Minera San Esteban, Alejandro Bohn, se confía en que el contacto con los mineros se pueda dar en tres días.

El derrumbe del jueves destruyó la única vía de acceso al yacimiento y un segundo desprendimiento de tierra, ocurrido el sábado, tapó un ducto de ventilación por donde se pretendía concretar el rescate de los mineros. Las autoridades creen que podrían estar guarecidos en un refugio en la parte más profunda de la mina (a unos 700 metros), dotado de alimentos, oxígeno y abrigo.

Publicidad

La Federación Minera de Chile, que agrupa a unos 12.000 mineros, anunció movilizaciones para expresar su molestia por la inseguridad de la mina.

Entre los mineros atrapados está Franklin Lobos, ex futbolista con un paso fugaz por el seleccionado chileno, ex compañero de Iván Zamorano en el Cobresal y que también jugó en La Serena, La Calera, Regional Atacama, y Wanderers.