QUITO
.- La comisión ocasional de Cultura de la Asamblea reinstala hoy la sesión para aprobar el informe para segundo y definitivo debate del proyecto de Ley de Cultura, pese a las críticas recibidas del presidente de la Legislatura, Fernando Cordero, quien advirtió que la norma no tiene sustento económico.

El presidente de esa mesa, Marco Murillo (Ind.), afirmó que mañana estará listo el informe definitivo para que el proyecto se discuta en el pleno. Aseveró que las expresiones de Cordero responden al hecho de que PAIS no tiene mayoría legislativa para aprobar el documento.

El titular de la Asamblea sostuvo que en la ley se pretende crear una nueva institucionalidad sin contar con un estudio económico previo, lo cual a su criterio constituye un riesgo.

Frente a ello, solicitó la presencia para los ministros de Finanzas y Ambiente, para que orienten el debate del proyecto de Ley de Cultura.

Publicidad

Cordero incluso habló de la necesidad de permitir que la presentación del informe definitivo sea después de mañana, pues la dificultad económica que podría enfrentar la aplicación de la ley es "enorme" y hay que actuar con responsabilidad, manifestó.

Explicó que en el proyecto de ley del Gobierno se incluyó la creación de siete nuevas entidades relacionadas con la cultura, pero que en la discusión en la Asamblea se incrementaron unas diez instituciones más; y esto, según Cordero, significa un problema grave.

Pero el asambleísta Murillo cuestionó ayer al titular de la Legislatura y afirmó que la entrega del informe para segundo debate no demorará más allá del miércoles.

Adrián de la Torre, portavoz de la coordinadora cultural de PAIS, aseguró que le tomó por sorpresa que la comisión apruebe hoy el informe para segundo debate.

A su juicio, el proyecto está alejado de la realidad y de la cultura del país. "La comisión no estuvo lo suficientemente preparada para discutir esta ley tan importante y sustancial para el país, no estuvo preparada".

De la Torre denunció que el texto se entregó a la Asamblea a espaldas de los participantes de las diez reuniones que planteó el Ministerio de Cultura.