Tras siete años de estudios, Iviana Nagua ha logrado conseguir una de sus metas y en julio próximo se incorporará como profesional en Medicina en la Universidad de Guayaquil. Pero la satisfacción por ese logro se esfuma al pensar que su segunda meta, la especialización, se ve difícil, a falta de concursos de posgrados.

Optar por Medicina Interna y posteriormente por una subespecialidad en Cardiología era su objetivo; ahora en duda, porque desde hace tres años los posgrados de especialidades que dependen del Ministerio de Salud están paralizados.

Junto a la joven, otros 500 compañeros de su promoción afrontan el mismo destino; y no solo ellos, pues el problema afecta también a unos 4 mil médicos, de las cinco últimas promociones que pueden beneficiarse del programa de posgrados, donde también participan médicos de la Universidad Católica de Guayaquil y de provincias cercanas, dice el decano de Ciencias Médicas de la U. de Guayaquil, Wilson Maitta.

Publicidad

El catedrático afirma que el problema surge en julio del 2009, a raíz de la emisión del reglamento único que expidió el Ministerio de Salud, en donde la Secretaría de Estado asume el control en lo referente a los posgrados y desvincula a las universidades de presidir los tribunales para los concursos.

En una reforma posterior –en octubre del 2009– se incluyó a un delegado del Colegio de Médicos con voz, pero sin voto. “Lo mismo que nada”, refiere Maitta y agrega que tras el reclamo la ex ministra de Salud, Caroline Chang, quedó encargada de elaborar un nuevo reglamento único que no se concluyó y tampoco el Ministerio ha hecho convocatorias a concursos para las plazas de posgrados, que entre los hospitales de Guayaquil y del Niño suman alrededor de cien.

La mayoría de los profesionales opta por los posgrados de las instituciones del Ministerio de Salud porque el Gobierno cubre la beca total, mientras que en las otras los posgradistas deben autofinanciarse, refiere Antonio Viteri, director de la Escuela de Posgrados de la Universidad de Guayaquil,

Publicidad

Aunque el reglamento rige en el país, no obstante en otras facultades de Medicina, como de la Universidad Central, Cuenca o Loja, los posgrados no se han suspendido y más bien sus autoridades se han apegado a convenios y acuerdos en los que el mismo Ministerio de Salud interviene y autoriza.

En la Universidad Central, por ejemplo, el Ministerio de Salud, la Facultad de Ciencias Médicas y el Instituto Superior de Posgrado elaboraron un instructivo para la provisión de cupos de concurso de posgrado.

Publicidad

“Claro que no se está cumpliendo el reglamento porque no es viable”, reconoce Leonardo Bravo, presidente de la Asociación de Facultades de Medicina del país (Afeme).

El director de Instituto de Posgrados de la Central, Jaime Acosta, refiere que en conjunto con otras universidades se trabaja en una propuesta de reglamento único para el país.

Mientras, en áreas de consulta externa como la del hospital Abel Gilbert Pontón, la deficiencia de especialistas y proliferación de médicos generales preocupa a Camilo Morán, cardiólogo y subdecano de Ciencias Médicas de la Universidad de Guayaquil. Él asegura que en busca de una solución envió tres cartas: una en el 2009, dirigida a asambleístas, y dos este año a Manuel Viteri, director del hospital del suburbio hasta la semana pasada, en las que solicita que se retomen los posgrados, pero más bien indica que el ex titular de esa casa de salud lo amenazó con iniciar un sumario administrativo por el reclamo de que no puede seguirse nombrando ‘a dedo’ a los profesionales.

La nueva directora del hospital Guayaquil, Maritza Barrios, tiene otra postura: “Me comprometo a restablecer el posgrado, porque nosotros sabemos que es la única forma de que este hospital recupere la capacidad de solución de los problemas y restablecer el orden administrativo que había perdido”.

Publicidad

Ese compromiso ilusionó a más de 80 internos que la escucharon. Especializarse es la meta final para ellos, así como para Viviana Nagua, Landy Rodríguez, David Goosdenovich...