AFP-AP
CARACAS.- Las autoridades de Venezuela investigan el hallazgo de cerca de 70.000 toneladas de alimentos descompuestos que fueron importados en el 2009 por la cadena estatal Pdval y que nunca se distribuyeron entre los comercios de la red.

Ayer, un tribunal local ratificó la aprehensión de Luis Enrique Pulido, ex presidente de la gubernamental Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval), señalado como responsable. A Pulido se le imputaron los delitos de boicot y corrupción.

El Servicio de Inteligencia Venezolano incautó la semana pasada 1.197 contenedores cargados con 22 mil toneladas de productos básicos como arroz, harina de trigo, pasta, leche, sal y aceite, todos en mal estado, que se encontraban en un almacén estatal en Puerto Cabello.

Desde entonces, otros 2.700 depósitos con alimentos dañados, como carne de res y de cerdo fueron decomisados.

Publicidad

En Venezuela, país esencialmente importador de todo lo que consume, los alimentos básicos, cuyos precios son fijados por el gobierno, escasean por temporadas en los supermercados y el volumen de ventas está por lo general regulado.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, quien dijo que no pretende "minimizar la gravedad" del hecho, indicó que la cantidad de alimentos en mal estado que fue encontrada "no representa ni el 1% del gigantesco caudal de alimentos que ahora sí llega al pueblo".

"Uno puede pensar que es descuido, negligencia. Si fuera así, debe haber una sanción, pero pudiera también ser corrupción", sostuvo Chávez.

Además de Pdval, el gobierno venezolano cuenta con otra red de comercialización de alimentos a precios subsidiados, Mercal.

Según el instituto privado Cendas, el costo de la cesta alimentaria básica se situó en marzo en 2.400 bolívares (923 dólares), mientras que el salario mínimo es de 1.200 bolívares (461 dólares).

La detención de Pulido se produjo dos días después de que Chávez manifestara que el responsable del mal manejo de ese cargamento de alimentos debía ser castigado. "Fallas como esa no se pueden perdonar. Tiene que actuar la justicia con una espada bien afilada... sea quien sea", argumentó.

El caso fue resaltado por los adversarios de Chávez como un ejemplo del manejo ineficiente de las redes de mercados estatales creados por el gobierno, particularmente en momentos en los que el mandatario se encuentra enfrentado con Lorenzo Mendoza, dueño de las Empresas Polar, a las que acusa de "acaparar" productos para "hacer daño al pueblo".

Mendoza, que según Chávez se lanzaría de candidato a la Presidencia en el 2012, ha rechazado las acciones del gobierno contra Polar, como el decomiso de productos y la expropiación de bodegas.