EFE-AFP
SANTIAGO.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, visitó ayer la región del Maule, una de las más afectadas por el terremoto del 27 de febrero, evitando dar falsas esperanzas a ciudadanos que piden la pronta acción de su Gobierno, al asegurar que "la reconstrucción tomará tiempo".

"Quiero ser serio y responsable: la reconstrucción toma tiempo. No va a volver la normalidad de la noche a la mañana", aseguró durante su recorrido en la ciudad de Iloca, población del sur de Chile en donde un tsunami destruyó gran parte de las viviendas.

El sábado, Piñera visitó Dichato (470 km al sur de Santiago), otra ciudad de la costa sur de Chile arrasada por el tsunami, donde los habitantes le pidieron pronta ayuda, incluso en el retiro de cadáveres que, según una pobladora, aún permanecen entre los escombros.

Publicidad

El presidente, quien lleva tres días en el poder, aseguró además que en un mes y medio se restablecerá la enseñanza en los colegios del país, instalando escuelas provisionales, en los lugares donde los locales escolares quedaron destruidos.

El tema de la demolición de las viviendas severamente dañadas podría convertirse en un dolor de cabeza para quienes quedaron sin nada, incluso sin trabajo.

Recordó que en los edificios, las constructoras tienen responsabilidad hasta después de diez años de haberlos construido y que el Estado deberá hacerse cargo de los que tengan mayor antigüedad.

Publicidad

Mientras, continúan las réplicas en la zona sur del país. El Departamento Geofísico de la Universidad de Chile informó que ayer se registraron trece sismos de regular intensidad.

Apagón
Un extenso apagón en el norte, centro y sur de Chile inclusive en la capital, Santiago, se registró anoche  a causa de una falla en el sistema interconectado central, aparentemente provocada por la serie de sismos que han azotado el país en las últimas semanas.

Publicidad

La falla generó un apagón generalizado desde la región de Atacama, unos 1.000 km al norte de Santiago, hasta la isla de Chiloé, unos 1.000 km al sur de la capital chilena. En el área vive más del 80% de población de los 17 millones de chilenos.