La presencia de los medios de comunicación en el edificio del Fondo de Solidaridad, ubicado en el norte de Quito, al mediodía de ayer, inquietó al director de la Unidad de Gestión de Seguridad Interna de la Presidencia de la República, Rommy Vallejo, quien se acercó a los periodistas y los invitó a conocer las instalaciones en donde se planifican las actividades de inteligencia ‘protectiva’ para la seguridad del mandatario Rafael Correa.

En su poder tenía un comunicado de prensa calificado de urgente y con el título ‘Descubren posible oficina clandestina de inteligencia en donde se realizaría espionaje a ciudadanos con máquinas de intercepción telefónica’.

En el mismo boletín que horas antes llegó a los medios de comunicación del remitente Fernando Balda (SP), se informaba que el parlamentario andino Fausto Lupera (SP) llegaría al lugar a exigir la presencia de autoridades para comprobar la existencia de la supuesta oficina clandestina de espionaje.

A los medios de comunicación se informó que la denominada operación Atentis, organizada por gente de Sociedad Patriótica, se realizaría a las 12:00 en el primer piso del edificio del Fondo de Solidaridad, donde funciona la Unidad. Sin embargo, no apareció Lupera ni autoridades de justicia.

Publicidad

Según el boletín, en esta oficina, comandada por Vallejo y el mayor Santiago Mena, hay cuatro máquinas posiblemente de intercepción telefónica con capacidad para intervenir 20 líneas, cada una, y donadas por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. 

Vallejo rechazó esta denuncia y aclaró que la oficina funciona allí desde agosto del 2007, por razones logísticas y por la falta de espacio en Carondelet.

Negó que existan equipos para espionaje e invitó a la prensa a recorrer la oficina. “Tendrán que demostrar la existencia de equipos de espionaje. Aquí hacemos inteligencia protectiva y planificamos los operativos de seguridad para el señor Presidente”.

Santiago Mena, jefe operativo de la Unidad, señaló que en esta oficina agentes de la Policía y de las Fuerzas Armadas, en coordinación con la Casa Militar de Carondelet, definen a los equipos de avanzada que hacen análisis sobre áreas vulnerables, riesgos, estudios sociopolíticos, de todos los lugares adonde asiste el Presidente.

Dijo que por la naturaleza de su trabajo tienen herramientas como un detector de audio, filmadoras, grabadoras, mapas, teléfonos, computadoras.

Esta unidad, dice el oficial, es la encargada de investigar posibles actos de corrupción de funcionarios del régimen.