Nueve personas presentaron problemas de salud a causa de la contaminación, denunció este miércoles el presidente de la Conaie, Marlon Santi.

"Hay 47 comunidades que están afectadas, la situación es grave", declaró Santi invocando la ayuda del gobierno. El dirigente no especificó el número de personas afectadas.

Según los indígenas, la ruptura de un oleoducto privado que transporta crudos pesados causó la contaminación de ríos y afluentes en las provincias de Napo y Sucumbíos.

Nueve miembros de las comunidades debieron recibir atención médica después de "utilizar agua contaminada, ya que nunca tuvieron una comunicación oportuna" sobre la emergencia, declaró Santi a la televisión.

Publicidad

El daño en la tubería causó que unos 14.000 barriles de petróleo cayeran al agua. La emergencia empezó el 25 de enero y recién el martes se reanudó el bombeo por el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), según la empresa operadora.

La situación "ha paralizado la pesca; se ha paralizado la actividad normal de las comunidades y eso implica que se tiene que dar una contingencia urgente", señaló el dirigente de la Conaie.

Asimismo, insistió en su pedido de ayuda al gobierno y reclamó "sanciones" contra la empresa "por negligencia", así como una "remediación ambiental" efectiva.

Durante los seis días de emergencia, el OCP dejó de transportar un promedio de 130.000 barriles por día (b/d), aunque su capacidad máxima es de 450.000 b/d.

La compañía empezó trabajos de recolección de crudo derramado y limpieza en el sector de Santa Rosa, en la provincia amazónica de Napo, según un comunicado.

El OCP transporta crudo pesado de varias empresas privadas que operan en Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP y cuya producción se ubicó en 505.000 b/d en 2008.