“Eran unos armatostes oxidados que ya no valían para nada”, recuerda el mayor Edwin Vinueza, gerente del CID. Por esta razón, hace tres años la FAE iba a darlos de baja y a comprar otro escuadrón.

Sin embargo, técnicos de la DIAF propusieron rehabilitar los T-37 con menos de la mitad del presupuesto que se iba a gastar en la compra.

Durante la reparación,  los técnicos contactaron a los fabricantes y les pidieron el manual de mantenimiento. Ellos les informaron que esos documentos ya no existían, que eran historia.

Pese a ello se reconstruyeron las aeronaves y de paso se elaboraron nuevos manuales.

Publicidad

Hoy, cinco aviones ya se encuentran en operación en la Escuela Cosme Renella, del cantón Salinas.

Pero ahí no termina el proyecto. Con los manuales recreados del T-37, la DIAF busca reconstruir los aviones de este modelo que también tienen las Fuerzas Armadas de los países vecinos, Colombia y Perú.