El escándalo por el envío desde Venezuela a Argentina de una maleta con $ 800.000, supuesto aporte ilegal a la campaña presidencial de Cristina Fernández, comenzó a ventilarse ayer en una corte de Miami.

Tres venezolanos y un uruguayo están acusados por EE.UU. de actuar en Miami como agentes encubiertos de Venezuela para convencer al empresario estadounidense-venezolano Guido Antonini de no revelar el origen y destino del dinero que llevó a Buenos Aires en un maletín.

La maleta fue incautada por la aduana argentina al no justificarse su entrada. Lo que no supieron los acusados en EE.UU. fue que Antonini colaboraba con el FBI y los grababa.

En una de esas grabaciones, según el fiscal de EE.UU. que impulsa el caso, uno de los acusados dijo que el dinero era un aporte de Venezuela a la campaña electoral de Cristina Kirchner, que luego resultó elegida presidenta de Argentina. Ella negó ese supuesto aporte.