Enpresas locales están vendiendo soluciones de software a otros países de la región.

México, Guatemala, El Salvador y otras naciones centroamericanas no son solo rutas de paso para la migración hacia EE.UU.  Son destinos que están en el mapa de exportación del software hecho en Ecuador.

Empresas nacionales están buscando en otros países la posibilidad de extender sus negocios de la mano del software, una industria que localmente  ha registrado un crecimiento con niveles sostenidos de más del 30% anual.

Cerca de 260 compañías de software, 35% exclusivamente ecuatorianas, emplean actualmente a cerca de 8.900 trabajadores y mueven un mercado que bordea los 130 millones de dólares en ventas.

Publicidad

Una de las firmas que recientemente llegó a México es Kruger. Un maletín y un localizador (beeper) fue el comienzo en 1993 de esta empresa, que  instaló una oficina de ventas en esa nación a fines del año pasado.

Su mentalizador, Ernesto Kruger, ve en el sector un gran potencial para la exportación de este tipo de creación intelectual, que va más allá de las materias primas que tradicionalmente vende el país en el mercado internacional

Actualmente sirve a ocho grandes compañías a nivel internacional con la plataforma para montar portales de internet, Jarimba. En el Ecuador cuenta entre sus clientes a supermercados, farmacias, bancos y empresas de alimentos.

Entre las principales empresas ecuatorianas creadoras de software aparecen Fisa, Cobis-Corp, Carrasco, Byteq y Carlos Sosa, según la Asociación Ecuatoriana de Software (Aesoft).

Richard Moss, vicepresidente ejecutivo de Cobiscorp, afirma  que es acertado promocionar el desarrollo de esta industria no tanto por el monto de exportación que se pueda generar inmediatamente, “sino por el impacto que tiene la creación de talento humano y ser un catalizador del desarrollo en el siglo XXI”.

Esta firma ecuatoriana está presente en más de 70 entidades financieras de países  como Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Colombia, Chile y Argentina.

Luis Calero, gerente de Redpartner,  empresa de desarrollo de software que nació en 1996 y que trabaja en el diseño de bases de datos, asevera que “se debe declarar estratégico al sector porque es una industria transversal que hace que sea más o menos productiva toda la industria”.

Redpartner factura más de cinco millones de dólares al año y tiene más de 500 clientes.

Pero, si bien varias empresas están llegando a otros países con sus soluciones de software, los especialistas creen  que aún hay el desafío  de poder desarrollar este negocio.