Un grupo de activistas religiosos norteamericanos llegó este jueves a Cuba con 90 toneladas de ayuda humanitaria que reunieron en Estados Unidos y Canadá, en un desafío al embargo, que realizan por décima octava vez desde 1992, informaron los medios cubanos.

La caravana de Pastores por la Paz llegó la tarde de este jueves al aeropuerto internacional José Martí y fueron recibidos por Caridad Diego, jefa del Departamento de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba (PCC), y Sergio Corrieri, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

Pastores por la Paz es un proyecto de la Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria (IFCO) en Estados Unidos, que preside el reverendo Lucius Walker, quien llegará la próxima semana a La Habana.

Según los religiosos, las autoridades norteamericanas decomisaron 12 computadoras a la caravana al cruzar la frontera con México, para dirigirse al puerto de Tampico, donde entregaron la carga a un buque cubano, antes de emprender el viaje aéreo a la isla.

En 2006 no se registraron incidentes en el viaje, pero en 2005 el Departamento de Comercio confiscó en la frontera 43 cajas de computadoras y equipos para hospitales, devueltas sólo 10 meses después.

Los religiosos recolectan por Estados Unidos y Canadá donaciones de artículos educacionales y médicos para llevar a la isla, incluso ambulancias y ómnibus para transporte escolar.

Estados Unidos impuso a Cuba en 1962 un embargo económico, comercial y financiero, que según La Habana ha dejado desde entonces unos 86.000 millones de dólares en pérdidas.