Fortalecido por su victoria electoral, el presidente venezolano Hugo Chávez ha anunciado que en los próximos seis años de su gobierno impulsará en Venezuela y en América Latina la vigencia de un socialismo con fundamentos indigenista, bolivariano y cristiano.

Los resultados en la mayoría de elecciones presidenciales que este año se efectuaron  en países latinoamericanos marcan una tendencia que incluye al Ecuador: el triunfo de candidatos que proclaman el socialismo como la opción para salir de la pobreza.

Un líder de esta vertiente es el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien la califica de “socialismo del siglo XXI”, con “espíritu bolivariano, indigenista y cristiano”.

Al éxito electoral de Chávez y de Rafael Correa se suman los gobernantes de izquierda Evo Morales, de Bolivia; Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil; Michelle Bachelet, de Chile; Néstor Kirchner, de Argentina; y Tabaré Vázquez, de Uruguay.

Publicidad

Reelecto hasta el 2012, el presidente venezolano Hugo Chávez anunció que en el nuevo periodo de seis años en el que gobernará instalará “la nueva era” del “socialismo del siglo XXI”, que tendrá un “espíritu bolivariano, indigenista y cristiano”.

Aunque el mandatario anunció que impulsará reformas a la constitución para la reelección indefinida y un partido único, no ha detallado, fuera de lo conceptual, las medidas para promoverla.

Sus opositores reclaman que están pendientes las definiciones, más allá de las grandes declaraciones de “igualdad, equidad y democracia”.

Chávez ha dicho que el suyo será “un socialismo cristiano, con modelos de organización social indígena y el concepto de “bolivariano”, bajo el argumento de que el Libertador Simón Bolívar era “un pensador y actor presocialista”.

Publicidad

En la campaña electoral afirmó que “la revolución bolivariana está llegando al fin de una primera era” en la que según su ideólogo, el teniente coronel de Aviación (r) William Izarra, se han cumplido dos fases de la revolución: la toma del poder y el inicio del desarrollo interno.

Chávez transformó la institucionalidad política con una Asamblea Constituyente que elaboró una nueva Carta Magna en el 2000 y en el periodo 2001-2003 promulgó leyes para cambiar la economía, volviéndose radicalmente anti EE.UU. tras el breve golpe de estado que lo derrocó por dos días en el 2002.

Izarra añadió que ahora comienza la tercera fase de “definición revolucionaria” con tres megaescenarios: el jurídico (leyes para la democracia directa), el político-ideológico (para fomentar la red ideológica) y el económico (cambio en las relaciones de producción hacia el socialismo).

Según el sociólogo alemán Heinz Dieterich, otro guía ideológico de la “revolución bolivariana”, el sistema propuesto no defiende el fin del capitalismo, sino una sociedad en la que los productos sean intercambiados mediante valores iguales, es decir no por su valor de mercado, sino por su valor de trabajo o producción, es decir por el esfuerzo que exigieron, a diferencia del trueque que tenían los pueblos indígenas de América.

Publicidad

El mandatario venezolano asegura que el suyo no es el socialismo soviético “que fracasó” y que no plantea las tesis de Carlos Marx, “ajenas a Latinoamérica”, sino  las ideas del peruano José Carlos Mariátegui: tomar las raíces del indigenismo americano.

“Nuestro socialismo será indoamericano y (...) a lo venezolano,  bolivariano”, afirma.

Detalla que el llamado “socialismo ruso” terminó por oprimir y empobrecer a sus ciudadanos mientras su ministro de Integración, Gustavo Márquez, reitera que el modelo estatista soviético no dio el poder al pueblo sino que lo trasladó a un partido cuya “cúpula burocrática” se convirtió en nueva clase dominante.

El analista venezolano Alberto Garrido, con 16 libros sobre la experiencia bolivariana, indicó que Chávez quiere activar el poder de las bases, para que se convierta en una contraloría social que denuncie la corrupción, la ineficiencia, y desplace a la dirigencia oficialista, que en opinión del mandatario se ha transformado en una burocracia partidista y estatal que han tomado grandes cuotas de poder y riqueza para constituir una nueva clase de poder.

Publicidad

La oposición denuncia que el creciente control del mandatario sobre los poderes públicos y la manifiesta admiración que profesa hacia su aliado cubano Fidel Castro, indican que planea instaurar un “régimen comunista”.

El jefe de estrategia del comando de campaña de la oposición venezolana, el ex guerrillero comunista Teodoro Petkoff, declaró que el denominado “socialismo del siglo XXI” que impulsa Chávez no es más que “una autocracia” y que no es revolucionario, pues no han sido afectados intereses sociales ni se ha nacionalizado empresas y que incluso sus “misiones” sociales son del sistema capitalista.

Para Garrido, “Chávez es “un gran armador de rompecabezas” y “su pensamiento no está organizado de manera sistemática (...) no es un ideólogo, es un formidable pragmático, con sus 'ideas fuerza' que constituye en estrategias”, y que va tomando lo que cree necesario: de Bolívar, de los guerrilleros venezolanos de los 70, de los carapintadas (militares golpistas) argentinos, de Fidel Castro.

El modelo boliviano
Otro gobierno latinoamericano autodefinido socialista es el del presidente Evo Morales, que coincide con Chávez en el indigenismo, pero difiere en otros aspectos.

En una entrevista con Heinz Dieterich, en febrero del 2003, Morales define su socialismo como “vivir en comunidad y en igualdad”, y señala que su modelo socioeconómico está basado en la solidaridad, la reciprocidad, la comunidad y el consenso, que no ha sido creado por intelectuales, sino por congresos campesinos”.

Álvaro García Linera, ex guerrillero y actual vicepresidente, lo define como “un modelo socialista con un capitalismo boliviano, donde las ganancias de los hidrocarburos sean transferidas a otros sectores como el rural”.

Julio César Pineda, columnista de la página web de la televisora venezolana Globovisión, puntualiza que Morales en su práctica política reivindica un “nuevo socialismo indígena latinoamericano”.

En la práctica Morales nacionalizó los hidrocarburos, e implantó la reforma agraria y una asamblea constituyente.

DEFINICIONES

CAPITALISMO:  Sistema económico en el que los individuos privados y las empresas de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios mediante complejas transacciones, en las que intervienen precios y mercados. Defiende la propiedad privada, la libertad de empresa y de elección.

SOCIALISMO: Término que designa teorías y acciones políticas que defienden un sistema económico y político basado en la socialización de los sistemas de producción y en el control estatal (parcial o completo) de los sectores económicos. Su significado ha ido cambiando con el tiempo, adquiriendo diversos significados en función del lugar y la época.

SOCIALDEMOCRACIA:  Ideología política que surgió del seno del marxismo, mantiene que la transición a una sociedad socialista puede lograrse mejor con una evolución dentro de la democracia representativa, que por una revolución.

COMUNISMO: Defiende la conquista del poder por el proletariado (clase trabajadora), la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, y por lo tanto la desaparición de las clases como categorías económicas.

Fuentes: MSN Encarta