La Fiscalía colombiana declaró hoy "procedente" la confiscación definitiva de 60 propiedades que un ecuatoriano compró al fallecido narcotraficante Helmer Herrera Buitrago y que pagó en parte con 8.000 sacos de azúcar.

Fuentes de la Fiscalía precisaron que los bienes son 30 apartamentos y 30 estacionamientos en un conjunto de casas en la ciudad de Cali (Valle, suroeste).

Según la investigación de la Fiscalía, las propiedades fueron adquiridas por el ecuatoriano Carlos Alberto Puga Gordon a nombre de la sociedad Inversiones Amtrak S.A, con sede en Guayaquil, Ecuador.

"Pacho" Herrera, uno de los jefes del desarticulado cartel de la cocaína de Cali, fue asesinado en la cárcel en 1998, un año y cuatro meses después de entregarse a la justicia.

Publicidad

Según la fuente, los bienes estaban a nombre de Ricardo Ramírez Espinosa, testaferro de "Pacho" Herrera, "que luego de su fallecimiento, en 1992, pasaron por sucesión a su esposa Carmen Cortés de Ramírez" y de varias sociedades, "todas empresas de Helmer "Pacho" Herrera.

La investigación estableció que Cortés de Ramírez vendió los bienes en 1999 a la sociedad Amtrak S.A. "por debajo del valor real".

Los investigadores establecieron, además, "que una parte del primer pagaré se canceló con cheques de gerencia, y el resto con ocho mil sacos de azúcar adquiridos al ingenio La Troncal, en Guayaquil, que la señora Cortés recibió como parte de pago", según las fuentes.

"Aunque el comprador alegó que fue un tercero de buena fe, para la Fiscalía su negociación no fue diligente, prudente y cuidadosa" y por ello, "a la firma Amtrak S.A. no se le reconocieron sus derechos sobre los apartamentos" obtenidos "por medio de las actividades ilícitas de Helmer Herrera Buitrago".

Los bienes fueron puestos a disposición de la Dirección Nacional de Estupefacientes de Colombia.