Lunes 25 de abril del 2005 Deportes

Chuchuca y Cantos, inolvidables

http://src.eluniverso.com/2005/04/25/0001/15/files/82441-2270-f0250.jpg

Sigifredo Chuchuca (i) y Enrique Cantos, ídolos canarios por goles y clase.

Sigifredo Agapito Chuchuca llegó a Guayaquil en 1945, proveniente de su natal Buenavista, provincia de El Oro, para convertirse en el primer gran ídolo de Barcelona Sporting Club.

Los amarillos lo ficharon el 28 de junio de 1946 y el 15 de julio debutó ante el Huancavilca en la serie B del balompié guayaquileño.

En 1947 comienza a formarse el conjunto de estrellas criollas con la llegada de varios jugadores del club Panamá y nace la fama goleadora del orense, integrante de la famosa delantera barcelonista que cubrió una época en el fútbol nacional: José Jiménez, Enrique Cantos, Sigifredo Chuchuca, José Vargas y Guido Andrade.

Pronto, la valentía del Cholo Chuchuca y su olfato para convertir goles lo convirtieron en símbolo de pundonor y coraje.

Ante el Deportivo Cali hizo su estreno internacional en 1947, y al año siguiente, contra el mismo adversario se consagró con un tanto de antología para colaborar en el triunfo de Barcelona 4-3 en el estadio Capwell.

En los goles de Chuchuca y en su sencilla manera de festejarlos, en los vuelcos sensacionales que dio a partidos ya perdidos por Barcelona, en sus palomitas sin importar que el botín de los rivales le pudiera causar daño físico está mucho de la base sobre la que se construyó la popularidad de Barcelona.

Compañero del Cholo fue Enrique Cantos, jugador genial, poseedor de una habilidad endiablada que se ganó el corazón de los hinchas canarios del viejo Capwell.

Pajarito fue también llamado Ratón Sabido, por la prensa deportiva de Brasil que se rindió al talento y el juego pícaro y alegre del menudo futbolista cuando representó a la selección del Ecuador en la Copa América de 1949.

Ídolo indiscutible de Barcelona, Cantos es el único jugador del club que ostenta tres títulos en tres rangos distintos: fue campeón amateur, en 1950; campeón provincial en el profesionalismo, en 1955, y monarca nacional en 1960, en el primer título ecuatoriano de los canarios.

Esa temporada fue el máximo artillero de ese certamen con 8 tantos.

Los lectores pueden depositar sus cupones, para elegir a sus ídolos, en las ánforas ubicadas en las agencias de Diario EL UNIVERSO o a la dirección electrónica: deportes@eluniverso.com

Deportes

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.