Los empleados del Ministerio de Educación criticaron este martes la actitud de la ministra Rosa María Torres, quien junto a sus asesores instaló su escritorio en una carpa en el área de parqueaderos de ese organismo, ante la imposibilidad de ingresar al edificio durante el segundo día de la huelga de servidores públicos.

La Ministra dijo a los periodistas que pidió a los manifestantes que le permitieran el ingreso de sus colaboradores para que desarrollasen sus actividades, pero le fue denegado.

José Lora, vocero de los empleados de ese ministerio, dijo que ellos esperaban el apoyo de la funcionaria pero esa actitud negativa con los empleados seguramente tendrá otras repercusiones, situación que será analizada por la asamblea general esta tarde.

"No nos queda mas remedio que trabajar afuera", dijo la ministra sentada ante un escritorio improvisado bajo una gran carpa blanca en la afueras del Ministerio desde donde los empleados, encerrados voluntariamente, lanzaban consignas en demanda de un alza de sus salarios.

Publicidad

Comprendo que esta es una causa justa porque este es el ministerio más empobrecido, dijo Torres. "En el Ministerio de Educación un empleado gana al año un promedio de 5.000 dólares mientras en el Ministerio de Economía gana unos 30 mil al año, hay inequidad en el propio ministerio pero debo trabajar justamente buscando la solución para esos problemas", dijo la ministra Torres.

Mientras tanto, los trabajadores de los ministerios de Agricultura, Educación y Obras Públicas decidieron continuar con la medida de hecho que iniciaron el lunes en demanda de la nivelación de sus salarios a la escala 14.

Además amenazaron con radicalizar las medidas, si es que entre miércoles o jueves no consiguen una respuesta positiva del Gobierno.

Miguel García, representante de los Servidores Públicos, advirtió que las demás entidades públicas plegarían también al paro, en solidaridad a sus pedidos y para exigir la estabilidad de sus puestos de trabajo.

Representantes de los trabajadores del Ministerio de Educación también indicaron que el jueves podrían paralizarse los trabajadores administrativos de colegios y escuelas fiscales. Esta medida significa la suspensión de clases pues se tomarían los recintos educativos.

Las protestas de los trabajadores del ministerio de Obras Públicas, Educación, Salud, Bienestar Social y Agricultura en demanda de arreglos salariales comenzó el pasado lunes.