Desde hace siete meses Gladys Navarrete sobrevive con el dolor de haber perdido a uno de sus hijos, Luis Lindao Navarrete, quien murió la noche del 28 de julio del 2002, producto de los golpes que le propinó el hijo de la dueña del restaurante Los Helechos, ubicado, en ese entonces, en los alrededores del Play Land Park (Av. de las Américas).

Relató que una simple discusión por la mala preparación de la comida que allí vendían, terminó con la vida de uno de los seres que ella más amaba y a quien no le pudo celebrar sus 30 años.

Ese día su hijo, un ingeniero civil que trabajaba en Santa Elena y apoyaba con dinero a su familia, no disfrutó de la torta, ni la comida de su cumpleaños, porque murió en el hospital Luis Vernaza, por las graves lesiones en el cráneo.

“Mi hijo estuvo con su enamorada comiendo en ese restaurante y protestó por la comida que estaba mala, entonces comenzaron las agresiones verbales por parte de la dueña y luego llamó a su hijo para que lo golpee”, explicó.

Publicidad

Por su afán de justicia y el profundo amor por su hijo, ella consiguió las pruebas necesarias que muestren la verdad de los hechos. Su misión la cumplió cuando detuvieron a la dueña del restaurante, pero se quedó con la frustración de no poder capturar al autor del homicidio, quien huyó a España. ”Ahora confío en la justicia divina”, anotó.

PROCESO

Situación: Se espera audiencia de juzgamiento.

Lugar:  Primer Tribunal Penal.

Magistrados: Webster Cevallos, Aníbal Torres y Francisca Valero.

Imputados: Gloria García Dávila y Jorge Soto García.

Detenida: Gloria García Dávila.