La Policía española evitó este lunes que se subastara en Madrid la supuesta campana de la carabela "Santa María" con la que se anunció a Cristóbal Colón y su tribulación la llegada a América, ya que la reclama el Gobierno de Portugal.

 

La campana fue requisada el lunes por la Brigada de Patrimonio español, lo que evitó que fuera vendida el próximo 20 de febrero por la empresa Gestión de Subastas y Activos.

 

Publicidad

Lisboa reclama esta pieza histórica porque, según aduce, fue hallada en sus aguas en 1994, por lo que interpuso una denuncia ante las autoridades españolas.

 

David del Val, director general de Gestión de Subastas y Activos, aseguró que la Policía se llevó hoy esta pieza unos minutos antes de que empezara el acto de presentación oficial de la subasta de la campana en el lujoso hotel Ritz de Madrid.

 

Publicidad

La Policía siguió la determinación de la Justicia española que decidió "tomar medidas cautelares de poner la campana a disposición del gobierno portugués".

 

Según Del Val, Portugal reclama esta pieza porque su descubridor, el italiano Roberto Mazzara, la encontró en las costas portuguesas.

 

Publicidad

La empresa organizadora de la subasta tendrá desde hoy tres días para presentar alegaciones sobre esta actuación judicial.

 

La campana contaba con unos "diez compradores potenciales europeos y americanos y tenía un precio de salida de un millón de dólares", aseguró el representante de la empresa de subastas.

 

Publicidad

Agregó que "se ofreció el derecho de tanteo al ministerio de Cultura español para adquirir esta pieza histórica, pero hasta el momento no se ha pronunciado, a pesar de que se han realizado las pruebas que confirman su autenticidad".

 

La posible campana marítima de la "Santa María" fue descubierta por el submarinista y experto en trabajos subacuáticos Roberto Mazzara entre los restos de la nave "San Salvador", que se hundió en el año 1555 en las costas de Portugal.

 

El pasado noviembre, cuando Mazzara presentó su hallazgo en Madrid, el ministerio de Cultura español señaló que no se había podido pronunciar sobre la autenticidad de la campana porque el submarinista no había facilitado la información requerida.

 

Sin embargo, algunos expertos creen que la campana es la que fue trasladada a tierra desde la "Santa María" y formó parte de los enseres del fortín que se construyó con los restos de la nave tras encallar en las costas de Haití.

 

En esta fortaleza, Colón decidió que se quedaran 39 de los marineros que viajaron con él.

 

El fortín fue arrasado y la campana se vendió años después, según un documento que aparece en Puerto Rico donde se registra su compra por una cantidad de 32 pesos.

 

Al parecer, la pieza se embarcó posteriormente en la nao "San Salvador", capitaneada por Gonzalo de Carvajal, hacia España, aunque nunca llegó a su destino.