Ministerio de Salud decidirá especialidades de los médicos

Ser médico internista es su aspiración, pero tres años después de graduarse en la Universidad de Guayaquil siente que ese sueño está lejos.

Sandy Maridueña tiene 28 años, después de cumplir con la medicatura rural en Naranjito y terminar sus dos años de residencia asistencial en un hospital de Milagro, ahora no tiene trabajo ni la posibilidad de especializarse.

Esto se debe a que hace alrededor de ocho meses se suspendieron los concursos de mérito y oposición para acceder tanto a los posgrados de especialización como a las residencias asistenciales. Esto, después que se emitió un reglamento mediante el decreto 1380, según el cual se eliminó al representante de la universidad en los tribunales de calificación y que se encargarían de esa tarea un delegado del Ministerio de Salud y dos de la entidad empleadora.

Este decreto perdió vigencia. Hace quince días el presidente de la República, Rafael Correa (con el decreto 1785), lo derogó y dispuso que el Ministerio de Salud dicte el acuerdo que regulará la selección, mediante concurso, de los profesionales que trabajarán tanto en los centros médicos públicos como privados.

Sin embargo, Carmen Laspina, directora nacional de Salud, asegura que ya llevan ocho meses trabajando en la creación del nuevo reglamento.

Estos concursos eran convocados por los hospitales a través de las universidades y los aspirantes, evaluados por tribunales de calificación. Los posgradistas luego de tres años obtenían un título de especialidad. Los residentes asistenciales, en cambio, trabajaban dos años para ganar experiencia como médico general.

Para discutir la paralización de estos programas y su efecto, el Ministerio de Salud convocó hoy en Quito a una reunión en la que participarán representantes de esta cartera y de casas de salud, según Guido Panchana, director del departamento de Solca, invitado a esta cita.

Para Laspina, el nuevo reglamento regulará la apertura de los posgrados de acuerdo con las necesidades del Ministerio.

Agrega que dentro del sistema de Salud se necesitan médicos psiquiatras, gerontólogos, geriatras, reumatólogos, anestesiólogos, mientras que las opciones más escogidas por las universidades y los estudiantes son medicina interna, cirugía, pediatría y obstetricia.

Por ello, dice, aún se discute si se deberá dar financiamiento a cualquier especialidad de posgrados o solo a los que cubran sus necesidades.

Hasta ahora hay dos clases de posgrados: los autofinanciados, donde el estudiante paga a su empleador un rubro designado por él; y los becados, donde el alumno recibe una paga del hospital empleador. En ambos casos se cancela colegiatura.

La suspensión de los concursos de méritos y oposición para ocupar las plazas de médicos posgradistas ha afectado a más de 400  estudiantes de medicina de las universidades Católica de Santiago de Guayaquil y Estatal, quienes se graduaron en los últimos dos semestres.

La cancelación de los concursos, según el decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Guayaquil, Alfredo Escala, se da porque "las reglas del juego no son claras", pues el decreto ejecutivo 1380, de octubre pasado, limitaba a las universidades a validar un título, sin permitirles evaluar si el aspirante es el más apto para desarrollarse en el área de su elección.

Orly Oyague, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, señala que el decreto no hablaba de suspensión de posgrados, pero al eliminar la participación de las universidades generó desconfianza dentro de las unidades empleadoras.

Por ello, Oyague destaca que pese a la  derogación del decreto 1380, los hospitales no han vuelto a llamar a concurso.

Mientras tanto, estudiantes como María Eugenia Guarquila, de 26 años, han optado por hacer residencias asistenciales para ganar experiencia.

Ella quiere ser cirujana pediátrica y explica que después de hacer la medicatura rural su deseo era conseguir una plaza como médico posgradista y así especializarse lo antes posible.

"Con títulos como esos uno avanza en su carrera, porque mientras tanto soy un médico general", se lamenta.

Guarquila ha pensado en viajar a Chile o Argentina para allá desarrollar su especialización.

Según el decano de la Universidad Católica esa es la aspiraciones de los graduados.

Otra de las instituciones que presentan molestias a partir de la suspensión de los concursos son los hospitales.

Antonio Ortega, subdirector técnico del hospital Luis Vernaza, señala que la falta de posgradistas representa retrasos en el proceso de modernización de la entidad y congestión de áreas como la de emergencias.

En otras casas de salud como el Francisco de Ycaza Bustamante, donde hay doce plazas para posgradistas, su directora, Patricia Parrales, dice que aún no ha sentido los efectos de la paralización, pues su programa inició hace tres años y le falta uno para llamar a concurso.

Textuales
Posgrados

Carmen Laspina
Directora Nacional de Salud
"Si el Ministerio (de Salud) financia posgrados queremos financiar lo que el Ministerio necesita".