Columnistas

Luis Verdesoto Custode

Latinobarómetro es una medición de percepciones del público de los países de la región acerca de varios temas, en especial relacionados con la democracia. Su principal... Leer más

Hernán Pérez Loose

En el arco de pocos meses se ha sucedido una serie de hechos de aterradora violencia. Un avión comercial que volaba de Ámsterdam a Malasia con más de 300 pasajeros a bordo fue... Leer más

Mónica Varea

A veces escribir no me es fácil, especialmente cuando quiero expresar un sentimiento. Hoy precisamente no puedo expresar lo que siento, las palabras no fluyen como deberían,... Leer más

Eduardo Peña Triviño

Karl Marx, a los veintiséis años, escribió sus célebres Manuscritos que permanecieron olvidados durante muchos años. En ruso, se publicaron solo después de la muerte de Stalin... Leer más

Nuestro Invitado

Nuestra invitada
Carla Ricaurte Quijano

A propósito de los premios que ha ganado el Ecuador en los recientes World Travel Awards, la ministra de... Leer más


Opinión

Editorial

2 de Septiembre, 2014
Algunos expertos consideran cada vez más evidente la relación entre pandillas juveniles y microtráfico. El atractivo es el dinero rápido, poco a poco van aumentando la clientela y se van formando nuevos grupos y nace la lucha por conservar los clientes a los que han iniciado en el consumo de drogas. Así se convierten en operadores del microtráfico. Según cifras municipales, en Guayaquil hay alrededor de 20 mil jóvenes, miembros de organizaciones urbanas legales. El coordinador de la Mesa de Concertación de Juventudes del Municipio señala que ahora “tienen estructuras bien organizadas, cada líder reporta a los otros los negocios que puedan tener, microtráfico o también cosas buenas”. Esas organizaciones juveniles se vuelven fáciles presas para las organizaciones que necesitan propagar su negocio y con él la destrucción de vidas. Es urgente encontrar propuestas atractivas para los grupos organizados de jóvenes, en los que puedan utilizar toda su energía y el potencial que tienen para la acción, antes de que los recluten para el mal.

CARICATURA