Cecilia Ansaldo Briones
La mirada abarcadora recoge constantemente el paisaje. Darse cuenta de ello, ponerle conciencia a la mirada, es otra cosa. Hay personas capaces de mencionar una por una las casas de la cuadra donde está enclavada su vivienda; otras no podrían dar fe de quiénes tienen al lado. Lo cierto es que vivimos expuestos a un cí...
Ya es momento de empezar a hablar de la Feria Internacional de Libro Guayaquil 2017, que como los dos años anteriores se llena de planes e ilusiones en razón de ponerse metas cada vez más altas, para convocar a los amantes de los libros de nuestra ciudad y para contagiar a los que todavía no lo son. Hemos vuelto a...
Cada vez que voy a empezar un curso de asuntos idiomáticos, medito en el punto de partida, en el llamado a la conciencia de mis futuros alumnos. Leía en algún punto de las redes sociales que un profesor de Física ingresaba al aula a demostrar que su materia estaba en todos los ámbitos de la vida. Yo digo lo mismo...
Dentro de un acto de presentación casi festivo nació oficialmente a la vida pública el libro El cartero improvisado, del periodista Andrés López. Nunca se sabe qué puede ocurrir en una de esas reuniones a las que se asiste muchas veces más por compromiso con el autor que por interés en la...
Como acaba de empezar el año lectivo, me ha dado por recordar de cuando yo asumía el desafío de un nuevo período y presentaba mis asignaturas a los alumnos. Sé que las cosas han cambiado un tanto, pero lo esencial de la educación se resume en lo mismo: programación, preparación de materiales...
Se acaba de otorgar en España el Nobel de las letras españolas a Eduardo Mendoza, escritor barcelonés. Autor de quince novelas, dos libros de relatos, dos obras de teatro y cuatro ensayos, tiene méritos suficientes para conseguir tan alto galardón que es cúspide de una vida literaria (apréciese que...
Escribo estas líneas el Día del Maestro Ecuatoriano para que se lean el Domingo de Resurrección, que es como tender una línea invisible entre el oficio más devaluado del momento y el gran ejecutor que fue Cristo Jesús, (¿llamado así tanto por sus labores de carpintero como por ser el ense...
Hay una cancioncilla pegadiza con este nombre. Su texto reclama el primer lugar para quien ha sufrido mucho en una relación amorosa y de pronto despierta de los rigores del dolor hacia un sueño de felicidad. No van por ese camino las ideas de esta columna. Ahora se trata de preguntarse por la armonía del Yo –anhelo de la...

Páginas