La pandemia del coronavirus sigue generando un fuerte impacto alrededor del planeta, las restricciones de movilidad impuestas cambiaron los hábitos de consumo donde el comercio en línea ha ido en crecimiento. Un estudio del Comportamiento de las Transacciones no presenciales en Ecuador, elaborado por la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico (CECE) estableció que la cifra llegó a $1.648 millones en 2019. Así las empresas rápidamente tuvieron que cambiar o adaptar sus modelos de negocios para salir adelante.

Comsucre fue una de ellas; tras la declaración de emergencia sanitaria, en marzo del 2020, la empresa había colocado un gran volumen de mercadería, debido a que el año escolar en la costa estaba por iniciar, pero al establecerse en teletrabajo y las clases no presenciales como prioridad, el comercio tradicional de regreso a clases sostuvo una fuerte desaceleración. Inmediatamente sus directivos empezaron a diseñar distintas estrategias identificando las oportunidades, la institución invirtió en su capital humano, ofreciendo constantes capacitaciones en medio de la pandemia para mejorar los procesos durante una rápida evolución; en la actualidad comercializa y entrega donde sus clientes prefieran, más de 12.000 productos de su catálogo.

Nuevas categorías, grandes oportunidades

Ante la nueva realidad, Comercial e Industrial Sucre evidenció que la línea de venta de productos tecnológicos venía en un firme crecimiento, por tal razón la compañía direccionó su estrategia hacia el desarrollo del portafolio, logrando incorporar más de 600 items de gran calidad y reconocidas marcas con precios altamente competitivos. “Tomamos la decisión de invertir en líneas complementarias, donde no había sido una fortaleza para la empresa, sin embargo, identificamos una oportunidad de mercado, debido a nuestra cobertura nacional llegando al 100% de las provincias con el objetivo de proveer a las zonas rurales herramientas tecnológicas para este retorno a clases”, explica Pablo Santacruz Mora, gerente de adquisiciones de Comsucre.

De acuerdo al ejecutivo, quien hace teletrabajo o quien estudia de manera remota lo primero que necesita es una laptop o tablet, audífonos, mouse, teclado, parlantes, impresoras, accesorios, etc; además de engrapadoras, perforadoras, papelería en general, bolígrafos y más. Santacruz enfatiza que estos productos tienen una gran demanda y cree que se mantendrá así pues, aunque la pandemia pase, los hábitos de consumo y trabajo han cambiado.

Un poco de historia

La historia de Comsucre comienza en 1986, cuando el economista Celso Santacruz Bermeo decidió emprender con la comercialización de artículos de oficina, útiles escolares y varios con tan sólo un equipo de dos personas. Hoy en día Comsucre se ha convertido en la distribuidora más importante en el Ecuador.