Organización para enfrentar cualquier tipo de proceso de desalojo y mejoramiento fue la principal recomendación que Pablo Caballero, representante de la Federación de Cooperativas de Ayuda Mutua de Uruguay brindó a un grupo de moradores de las Casas Colectivas, en el centro de Guayaquil, el viernes pasado.

El experto participó en un conversatorio organizado por el Comité Permanente por la defensa de los Derechos Humanos como un evento alternativo que se realiza en Guayaquil frente al Hábitat III, de Quito.

“Que ellos se organicen en primer término, resistir el desalojo que el Gobierno quiere hacer y demostrarle (a los vecinos) el valor de la organización para mejorar su calidad de vida”, resaltó Caballero sobre las bases de su diálogo ante unos 50 vecinos en uno de los patios internos del sitio.

Caballero consideró que cuando la gente se involucra en el proceso de construcción de la vivienda lleva a que ese proceso tenga éxito, pero implica mucha participación, aporte de trabajo e ideas y lograr que la vida comunitaria sea el centro de la cooperativa para mejorar la calidad de vida.

Publicidad

Y es que incentivando espacios en común donde prime el diálogo y la opinión de los vecinos en las decisiones se mejorará la calidad de vida, agregó Caballero.

María Eugenia Campo, secretaria de la Asociación de Inquilinos de las Casas Colectivas, refirió que el punto de la organización entre vecinos esperan potenciarlo con los consejos de Caballero y contó que harán “contrapropuestas” frente a la intención de desalojarlos de ese sector. (I)