Este domingo 30 de noviembre se inicia para los católicos el Adviento y con ello el comienzo del Año Litúrgico.

Del latín adventus, que significa venida o llegada, el adviento es una preparación espiritual de los católicos para la celebración del nacimiento de Cristo el próximo 25 de diciembre. 

Así lo indica el padre Andrés Ulloa Ochoa, quien recalca que el adviento es "un tiempo de preparación espiritual para un acontecimiento espiritual".

Añade que este acontecimiento es "la venida de Jesús" y que en Adviento "vivimos la espera para revivir la primera venida del Señor hace más de dos mil años, pero también vivimos la espera de su segunda y definitiva venida en poder y gloria".

Publicidad

El sacerdote indica que para el católico "es un tiempo penitencial donde la mejor manera de preparase es la oración, la reflexión sobre la propia vida y meditar sobre qué debo cambiar para poder recibir a Dios como se merece, es un excelente momento para hacer una buena confesión".

El texto del Evangelio que se lee  este domingo en las iglesias proviene de Marcos 13, 33-37 y la palabra clave es ¡Velen! (¡Vigilen!)

Las velas

Durante el adviento uno de los ritos es encender las cinco velas que están en la corona (tres moradas,  una rosada y una blanca).

Publicidad

Las velas que se encienden cada domingo en la iglesia y en el hogar durante uan breve celebración familiar tienen cada una su significado:

- La primera vela (morada) simboliza la fe en Dios

- La segunda vela (morada) representa la preparación para recibir a Cristo.

- La tercera (rosada) es la de la alegría que recuerda que está cerca la venida del Hijo de Dios.

Publicidad

- La cuarta (morada) simboliza el amor de los cristianos a Dios.

- Y la quinta (blanca) simboliza la vela de Cristo.

Sugerencias para el Adviento

1- Que la familia se motive y elabore la corona de adviento entre todos su miembros.

Publicidad

2.- La corona debe ser colocada en un lugar especial dentro del hogar.

3.- Se recomienda a las familias fijar una hora para encender las velas; se puede invitar a alguien (familiar, vecino o amigo) a que participe de las oraciones.

4.- Que cada miembro de la familia tenga una función durante el rezo para que se involucren en la ceremonia.

Fuente: Aciprensa