A lomo de caballo, cientos de niños con capacidades especiales realizan actividades orientadas a mejorar sus condiciones a nivel cognitivo, físico y social en el Club Ecuestre La Herradura, ubicado en Durán.

Se trata de las jornadas de hipoterapia (terapia con caballos) que se imparte de 09:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00, de martes a viernes, sin costo.

La Unidad Ecuestre y Remonta (UER) de la Policía Nacional está a cargo de esta actividad de ayuda social, a las que acuden regularmente unos 400 menores con discapacidad física e intelectual para interactuar con equinos.

Patricio Arroyo, jefe de la UER de Guayaquil, lidera esta iniciativa social. Aunque la labor principal de esta unidad está orientada a la vigilancia, Arroyo asegura que la actividad social también es importante y es la que más los apasiona.

“He visto cómo chicos que llegan callados y autistas, luego de un tiempo saludan, juegan y participan animadamente con los terapeutas”, dice Arroyo.

A más de los oficiales y policías que forman parte de la UER, en las actividades están involucrados especialistas de salud en fisioterapia y psicología.

Ana Peñafiel acude a las terapias con su hijo Steven, de 10 años. El menor nació con inmovilidad, pero desde que está en el programa los avances en su estado son evidentes.

“En seis meses de terapia ha tenido cambios maravillosos. Ahora ya no babea, puede mantener erguida la cabeza. Estoy muy agradecida”, comenta la madre de familia.

Si desea que su hijo forme parte del programa gratuito, puede llamar al 267-6251.