Pedro Pinoargotty Lara, de 72 años, dirige desde que tenía 58 la Asociación de Ciudadelas Unidas del Norte y la Zona Industrial. Esta última comprende a unas 450 empresas ubicadas en un tramo de tres kilómetros en la vía a Daule, desde el km 9 hasta casi el km 12.

En los 14 años que lleva como dirigente asegura que ha concentrado sus esfuerzos en pedir a las autoridades que resuelvan los problemas de su sector, especialmente los servicios básicos, algo que poco a poco ha conseguido, según dice, a excepción del alcantarillado.

“Todas las industrias utilizan pozo séptico, porque alcantarillado para aguas servidas no tenemos”, indica Pinoargotty. No obstante, en las planillas que les hace llegar Interagua, asegura, se les descuentan los valores correspondientes al servicio de alcantarillado que no poseen.

Publicidad

El alcantarillado es una deuda pendiente no solo en la zona industrial sino también en la ciudadela Mapasingue, recalca el dirigente, quien afirma que ha realizado pedidos a la Municipalidad para que estos trabajos se incluyan dentro de los programas de obras del Cabildo. “Nos dicen (en el Municipio) que están en estudio, pero que aquí hay que comenzar desde cero”, dice Pinoargotty.

Algunos empresarios del lugar mostraron su preocupación porque se ejecuten tareas de pavimentación de calles cuando todavía no se ha resuelto el tema del alcantarillado.

En cuanto al agua potable, la mayoría de industrias cuenta con el líquido. Sin embargo, todavía hay algunas áreas de la vía a Daule donde no tienen este servicio. Por ejemplo, en la calle Palmeras, transversal de la avenida Casuarina, cuatro empresas carecen de agua potable.

Publicidad

“A duras penas tenemos un poquito, porque cogimos de la otra avenida, que son alrededor de 300 metros que tuvimos que halar tubería y con bomba, para succionar agua”, explica Alejandro Haddad, representante legal de la empresa Recynter, durante una reunión con Pinoargotty la semana pasada. En esa cita Haddad y otros industriales le explicaron al dirigente barrial la actual situación de algunos sectores.

Haddad también pidió que se pavimenten las calles transversales a la avenida Casuarina, para mejorar los accesos viales en la zona industrial y que se refuerce la seguridad, pues a diario se observan robos de las memorias de vehículos del personal. Incluso, dijeron representantes de varias industrias, hay empresas en las que los propietarios pagan a guardias privados para que cuiden los carros de los empleados que se estacionan en las calles aledañas.

Publicidad

La inseguridad también es un problema fuerte en las ciudadelas del norte, como Sauces y Alborada, recalca Pinoargotty, pues las Unidades de Policía Comunitaria (UPC) no resultan suficientes para contrarrestar los asaltos y robos de los delincuentes a diario.

“Aspiramos a hacer un plan conjunto con la Policía para mejorar la seguridad, mientras tanto, tenemos botón de pánico (en las empresas de la zona industrial)”, dice Pinoargotty, quien también es propietario de compañías en la vía a Daule, zona en la que afirma que el tránsito no es un problema.

Este dirigente combina su trabajo comunitario con el manejo de las dos industrias que posee en la vía a Daule. “Me gusta colaborar y ver las necesidades del sector, y solicitar a las autoridades pertinentes que nos solucionen nuestras necesidades”, confiesa.

Perfil

Publicidad

EDAD
72 años.

PROFESIÓN
Bachiller en la especialidad Técnica Industrial.

CARGOS
Se ha desempeñado como gerente de la empresa Toscavini, dedicada a vinos, y Plas & Plast, que elabora materiales plásticos.

FAMILIA
Casado con María Elena Alvarado Alache. Tiene 12 hijos.

POLÍTICA
No está afiliado a ningún partido político.