La carrera de Administración Hotelera con Concentración en alimentos y bebidas en la UEES hizo que María José Noboa se decidiera por la repostería, y a fines del 2012 lanzó su marca de galletas Biscotti. “Al principio las hacía solo para mi familia, luego fui haciendo pruebas y sacando nuevas recetas”, cuenta.

Ahora le hacen pedidos a diario, divide su tiempo entre hacer galletas en su casa, en la vía a la costa, y terminar su tesis. Tiene 15 sabores, desde avena o negrito y recientemente hizo unas veganas, que no usan ningún lácteo o derivado animal, hasta otras libres de gluten. “Las probé con niños, porque sé que es difícil si una persona es diabética no comer azúcar y no tuvieron ninguna reacción”.

Ahora tiene algunos sabores por tiempo limitado, como las galletas de Kisses o Reeses, ya que trajo chocolates de su último viaje a Chicago, Estados Unidos. Allá realizó un curso con Joshua Johnson, campeón nacional de pastelería de ese país. “Lo que aprendí ya lo estoy poniendo en práctica, son detalles que hacen que el resultado sea más profesional”.

Vende sus galletas en cajas de 5 por $ 6 y de 12 por $ 10. Las veganas cuestan $ 2 más por caja. “Me di cuenta de que es un detalle distinto que puede servir como regalo, por eso también las ofrezco en frascos llamativos”. Estos cuestan $ 15 y vienen 15 galletas.

Por ahora planea seguir trabajando desde su casa y entregando los pedidos desde el trabajo de su padre, en Urdesa, pero no descarta la idea de poner un local. “Si lo pongo solo tendría galletas y algo de té. Me ha ido muy bien con las redes sociales, especialmente con Instagram. Es instantáneo, cuelgo una foto y en seguida me hacen pedidos”, explica.

Pide tu caja de galletas desde su página de Facebook, Biscotti Galletas Artesanales, en Instagram, biscotigalletas o en su sitio web biscottigalletas.com. También puedes llamar al 098-594-0254.