El simulacro que antes se hacía en Guayaquil era para estar preparados frente a algún sismos, pero ahora se realiza para medir la capacidad operativa y el tiempo de respuesta ante una movilización.

Esto a propósito de las marchas que vivió el país el año pasado y que obligó a las autoridades locales a bloquear los puntos de acceso a la ciudad de Guayaquil.

Un ejercicio similar se vivió el domingo en el primer simulacro de prevención y disuasión que permitió al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal saber el tipo de acciones que se deben tomar y qué frentes proteger ante si una protesta de este tipo se repite.

Más de 650 personas participaron del ejercicio. Metropolitanos, agentes de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) y funcionarios de varios departamentos del municipio local.

Publicidad

En total se resguardaron siete entradas. Eran las 08:00 cuando más de 80 volquetas se ubicaron a la bajada del Puente de la Unidad Nacional, en el puente Sauces Samborondón, en el nuevo puente que unirá Guayaquil con Daule (aún no inaugurado), en la avenida León Febres-Cordero (ingreso por Daule), en Chongón y en la vía a la costa.

Son puntos fundamentales para defender a la ciudad, dijo ayer la alcaldesa Cynthia Viteri, quien dirigió todo el ejercicio desde la Corporación para la Seguridad Ciudadana.

Ahí estuvo también la prefecta del Guayas, Susana González, quien también puso personal y vehículos. En total 106 carros participaron del ejercicio que también incluyó sitiar puntos fundamentales como mercados.

Pese a la presencia de los metropolitanos, lo agentes de tránsito y personal de Justicia y Vigilancia los puntos de abastos siguieron atendiendo de forma normal.

Los mercados que formaron parte del simulacro fueron: Central, el de la calle José Mascote y la terminal de transferencias de víveres, conocida como el mercado de Montebello.

En este último punto se hizo un ejercicio para sitiar el predio a las 12:30, al igual que el efectuado en el centro para proteger el Palacio Municipal. (I)