Pacientes que presentan dificultades para respirar a causa de neumonía crónica por COVID-19 llegan de otras provincias a las salas atención de Cuidados Intensivos (UCI) de hospitales Guasmo sur y Monte Sinaí, del Ministerio de Salud. Estos pacientes llegan por derivación desde provincias como Bolívar, El Oro, Cotopaxi, Tungurahua, Puyo y de Quito.

El doctor Francisco Pérez, director de Salud Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), explicó que en los centros médicos de provincias manejan bien la atención por COVID-19 pero cuando se presentan casos crónicos que necesitan de equipos de respiración artificial entonces los derivan para Guayaquil.

"Hemos recibido pacientes de Sierra central, costa y hasta de localidades del Oriente, que representan un aproximado del 70% de la atención en cuidados intensivos. Vamos a seguir recibiéndolos. En el área de cuidados intensivos sí tenemos una ocupación muy alta, casi llegando al 100% pero tenemos la condición de que una vez que se esté ocupando las que tenemos actualmente, se puede ampliar nuevas camas. Ya con la llegada de nuevos ventiladores se va a complementar la atención para más pacientes", explicó.

El ministro de Salud Pública, Juan Carlos Zevallos, visitó el laboratorio del hospital General Guasmo Sur, de Guayaquil, para verificar la adecuada aplicación de las medidas sanitarias frente al COVID-19 de todo el equipo del hospital y para comprobar que su personal cuente con los insumos necesarios.

Publicidad

Allí observó el funcionamiento del equipo portátil, donado por laboratorios Roche, que identifica los anticuerpos en la sangre de las personas que tuvieron el virus. Esta tecnología, que entró en operación el pasado mayo, tiene una capacidad para realizar 170 pruebas por hora.

Así mismo, el hospital Luis Vernaza también se mantiene equipado de insumos y de tecnología para atender a pacientes de provincias que aumentan con el pasar de los días y los que llegan de diversos sectores de la ciudad.

José Salvatierra, médico intensivista del hospital Luis Vernaza, indicó que muchos pacientes COVID-19 de provincias llegan acompañados por personas que también presentan síntomas, por lo que no se deben dejar de lado las medidas de prevención en bioseguridad.

Carmen Soria, médico tratante del área de Infectologia del HLV, explicó que al momento tiene áreas separadas, para pacientes con COVID-19 y no COVID, lo cual implica que podemos brindar atención a los pacientes que acudan por cualquier patología, sin que adquieran una infección por COVID-19 en la institución.

"Nuestro personal está equipado con todas las protecciones de acuerdo a las áreas de atención, y contamos con protocolos actualizados para el manejo de estos pacientes, tanto en hospitalización como en las terapias intensivas, además existe un grupo de personas que están revisando periódicamente cómo va la tendencia de los casos y como se cumplen los protocolos que se están manejando a nivel mundial, de manera que si hubiese un aumento de posibles contagiados, el hospital puede solventar rápidamente el número de áreas, con todas las medidas de bioseguridad", manifestó. (I)