El mayor Luis Modesto Páez Montalvo, jefe de Brigada 4 del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, murió la tarde de este jueves luego de diez días del quebranto de su salud. Tenía 68 años y medio siglo de servicio en la institución de socorro.

Su hijo Javier Páez Panchana expuso el 13 de abril que él batallaba para restablecerse. Y resaltó su vocación de servicio. “Debemos continuar con nuestro legado en los jóvenes. Servir sin pedir nada a cambio es una gran virtud”, replicó de su papá, que el 10 de octubre del 2017, en el Día del Bombero Ecuatoriano, recibió del CBG una condecoración por ese medio siglo de labor.

“El que nunca falta a los incendios”, “Con sus aciertos y desaciertos nos guiaste”, “Ya es parte de la brigada celestial” fueron frases de despedida para el uniformado.

El mayor Páez había perdido a su esposa, Elsa Panchana, el 12 de abril pasado, un día antes del quebranto de su salud.

Atento con la prensa para ofrecer in situ pormenores de incendios y de otras novedades, como vertidos de químicos, el uniformado tenía 15 años cuando pasó su primera guardia en un cuartel de bomberos. Acompañaba a su papá, José Tomás Páez Ortega.

Estuvo en el grupo que sofocó el incendio que consumió decenas de locales comerciales en la Bahía de Guayaquil, el 5 de diciembre de 1997. Resultó herido debido a las explosiones de una planta de gas que funcionaba en La Pradera, el 10 de marzo de 1976, cuando alambres de púas desgarraron su ropa y luego la piel.

Lideraba la Brigada 4, en Gómez Rendón y Coronel Genaro Cucalón, que cubre el suburbio de la ciudad. En febrero del 2017 estuvo al frente de las labores de contingencia luego de un derrame de químico en la vía Perimetral.

El Cuerpo de Bomberos de Guayaquil emitió un comunicado lamentando la muerte del mayor Luis Modesto Páez Montalvo y destacando que cumplió una brillante trayectoria, “alcanzando siempre sus méritos con las más altas, significativas y honrosas preseas...”.

“Mi JB4, te me fuiste, te voy a extrañar, papito”, escribió su hijo Javier Páez al comunicar de la muerte en sus redes sociales. (I)