Todos los días, doña Zoila Chimbo recuerda a su hijo, pero este miércoles su recuerdo se profundiza y la llena de dolor. Hace 5.114 días -14 años- ella internó a Luis Eduardo Guachalá Chimbo en el hospital Julio Endara, en Quito. Él sufría ataques epilépticos. Fue el último día que lo vio.

Dos días después de ingresarlo fue a visitarlo pero el personal de la casa de salud no lo autorizó porque argumentó que sería contraproducente para el paciente. Pasaron los días y ella no pudo verlo. El 17 de enero de 2004 le informaron que el joven de 24 años supuestamente había escapado.

Ese argumento es rechazado por Chimbo, quien asegura que su hijo estaba enfermo y era responsabilidad del hospital cuidarlo. “Sé que mi hijo nunca salió del hospital”.

Lea también: En la CIDH piden respeto a libertades

Ha presentado varios recursos legales para esclarecer la desaparición forzada de Luis Eduardo. Presentó un habeas corpus, una denuncia en la Fiscalía y hasta su caso se encuentra en etapa de fondo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington. No obstante, Luis Eduardo continúa desaparecido. Hasta el momento se desconoce el paradero del joven que hoy tendría 38 años de edad.

Para Daniel Véjar, asesor legal de Inredh (Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos), las diligencias para encontrar al joven han sido tardías e ineficientes. “Recién el pasado 8 de febrero se realizó la reconstrucción de los hechos para recrear qué pudo haber sucedido ese día. Esta diligencia debió realizarse de forma inmediata y no 13 años después”. (I)