La torre del campanario (izquierda) mide 40 metros. Su arquitectura es similar a la iglesia.
El arzobispo de Guayaquil, monseñor Luis Cabrera, echó agua bendita en la imagen de san Juan Pablo II.
Tres confesionarios se incorporaron a la iglesia.