La capital manabita ha sufrido fuertes daños en su infraestructura. Aún falta un balance oficial de víctimas.