Decenas de pacientes hacen fila para conseguir atención en una clínica de la parroquia urbana Pascuales.
En el sector La Ladrillera, noroeste de Guayaquil, el movimiento es como si no hubiera restricción. Médicos alertan de riesgos porque quienes se han recuperado siguen transmitiendo el virus.