Este cuadro, llamado La parábola del Rico Opulón, forma parte de la exposición Solá Franco: el teatro de los afectos, que se mantiene abierta en la planta alta del Museo Municipal.
Dos retratos de los múltiples que hizo el artista guayaquileño Eduardo Solá y que integran su muestra.