Un brazo robótico se usa en la planta de la ensambladora General Motors en Quito para probar la resistencia de los asientos.
En la fábrica de Mexichem, fabricante de la marca Plastigma, ubicada en Durán (Guayas) se usan robots en sus líneas de producción.