Entre muerte y escombros aún se oyen latidos