El comercio electrónico se afianzó, pero las empresas tienen desafíos pendientes para atraer clientes