Subidos en los mastiles del Buque Escuela Guayas los guardiamarinas saludaron a sus familiares y autoridades que llegaron a recibirlos en el muelle del Yacht Club.
Cientos de familiares con letreros y regalos llegaron a poner fin a la espera por ver a sus queridos guardiamarinas.
La última noche se vivió a cinco millas de Puerto Bolívar con una verbena amenizada por la banda del buque Guayas.