La Hora del Planeta empezó en Sidney, en Australia, y hoy es una iniciativa que recorre el mundo.
Voluntarias de Indonesia utilizaron velas para reducir la contaminación por el uso de energía proveniente de recursos fósiles, que son no renovables y contaminantes.
En Bombay, la capital económica de India, se dio un apagón voluntario generalizado para contribuir a reducir la contaminación.