Droga que llega de Colombia ahora usa rutas de Sucumbíos